El extraño caso de las adjudicaciones a dedo de Ayuso a la empresa de su hermano

El extraño caso de las adjudicaciones a dedo de Ayuso a la empresa de su hermano

eldiario.es ha sacado a la luz unas adjudicaciones sin concurso público hechas por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, la presidente de la Comunidad de Madrid, a la empresa para la que trabaja Tomás Díaz Ayuso, su hermano.

Así, entre setiembre de 2019 y hasta marzo de 2020 el departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero contrató hasta en diez ocasiones a la compañía Artesolar Iluminación S.L.. Lo hizo mediante el procedimiento de adjudicaciones sin concurso ni publicidad, los llamados ‘contratos menores’.

Estos permiten a las administraciones hacer frente a necesidades urgentes siempre y cuando no excedan de los 15.000 euros, sin IVA, de servicios o suministros. La cuantía total de los contratos adjudicados a dedo se eleva a 70.503,41 euros, siempre según eldiario.es.

La empresa para la que supuestamente trabaja el hermano de la presidente madrileña se dedica a la fabricación e instalación de iluminación LED. En la red social LinkedIn, Tomás Díaz Ayuso asegura que es jefe de desarrollo de proyectos de Artesolar desde mayo de 2016. En otro perfil de la misma red social aparece como “responsable de proyectos hospitalarios”.

El hermano de Isabel Díaz Ayuso, a preguntas del digital, manifiesta que solamente “colabora como un freelance” con la empresa de iluminación. Además, afirma que nunca ha tenido un cargo de dirección en esa compañía.

En varios mensajes por escrito, asevera que su “trabajo consiste en la promoción de estudios de iluminación para la sustitución de la iluminación convencional por LED”. Añade que “el mercado hospitalario” es su “principal nicho” de negocio.

Sin embargo, no explica por qué se presenta como director de proyectos y niega estar vinculado con las adjudicaciones de la Comunidad de Madrid. Unos contratos que, precisamente, son en ese mismo mercado en el que él ópera.

La primera de las adjudicaciones se hizo tan solo diez días después de que Ayuso fuera investida

La presidente madrileña tomó posesión de su cargo el 16 de agosto de 2019. Tan solo 20 días después, se adjudicaba un contrato por valor de 9.554,16 euros para un servicio en el Ramón y Cajal. De hecho, de las diez adjudicaciones, nueve son para este hospital.

Los conceptos de las facturas no son concretos puesto que tan sólo se menciona “lámpara”, “pantalla” o “varios”. A su sucede en todos los contratos y con cantidades en algunos casos exactamente iguales.

Tal es así que en los dos últimos contratos, también para el Ramón y Cajal, el importe de uno de ellos es exactamente el mismo, y el de otro la cuantía es de 11.942,70 euros. No parece casual que la fecha del primero será el 4 de marzo y la del segundo el 5 de ese mismo mes.

Sucede que, si los contratos se adjudicaran conjuntamente, la consejería de sanidad tendría que haber los sacado a concurso público. La suma de ambas adjudicaciones es de 21.496,86 euros.

Sólo hay dos contratos adjudicados a Artesolar previos a la investidura de Isabel Díaz Ayuso. Uno de ellos es de fecha 30 de mayo de 2019 por importe de 4.777 euros. El otro, del 17 de junio, por una cuantía de 2.304 euros.

Efectivamente, son anteriores a que Ayuso se convirtiera en presidente, pero posteriores a las elecciones autonómicas de ese año. Entonces, Enrique Ruiz Escudero era también consejero de Sanidad. Anteriormente, no hay adjudicación alguna a Artesolar.

1 thought on “El extraño caso de las adjudicaciones a dedo de Ayuso a la empresa de su hermano”

  1. Produce más que sonrojo enterarse un día sí y otro también de estas prácticas nauseabundas. ¿Hace algo la oposición?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.