¿Existieron los Reyes Magos?

¿Existieron los Reyes Magos?

La noche de Reyes es una noche mágica. De ello nadie duda, pero cabe preguntarse si existieron realmente estos Magos que, según el Evangelio de Mateo –el único en el que aparecen- llegaron a adorar a Jesús y hacerle regalos.

Para Antonio Piñero, catedrático de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid, este episodio evangélico carece de fundamento, pero sí era creíble en aquella época.

“Yo creo que no existieron porque la historia tiene inverosimilitudes intrínsecas y está en conflicto con otras narraciones evangélicas, explica Piñero. De hecho, indica en bbc.com, en los demás evangelios del Nuevo Testamento los personajes tienen un comportamiento como si no supieran lo sucedido en Belén.

Esto, según el catedrático, “hace pensar que la historia de los magos fue añadida cuando el texto ya estaba terminado, porque no había información sobre el nacimiento de Jesús”.

Otro hecho, aparentemente histórico, es que, antes de llegar a Belén, los Magos visitaron al rey Herodes. Este factor alimenta la idea de Piñero de que no existieron, algo que comparte Giovanni Bazzana, historiador y catedrático de la Escuela de la Divinidad de la Universidad de Harvard.

De acuerdo con este argumento, ambos académicos se cuestionan que “siendo Herodes lo despiadado que era, es muy difícil imaginárselo como un tonto, como aparece en este relato. ¿Cómo no hizo que unos espías siguieran a los magos?”.

A eso se añade la hipotética matanza de los Inocentes, que solo aparece en el texto de Mateo, pero en ningún otro documento de la época o posterior. Eso, a pesar de que Herodes es uno de los personajes más conocidos de la historia antigua por el gran número de fuentes que narran su vida.

En cambio, Matthew Boulton, teólogo de la Escuela de la Divinidad de la Universidad de Harvard, sostiene que ese no es el modo adecuado de “analizar” la historia.

Para Boulton, “es imposible probar qué ocurrió o qué no ocurrió. La importancia que este relato tiene es el mensaje que quiere transmitir y su significado”.

“El mensaje es que Jesús llega inadvertidamente, que las primeras personas en reconocerlo son los extranjeros, no su propio pueblo, que estaba allí para todos y que apareció para acabar con el statu quo y cambiar las cosas radicalmente”, afirma el teólogo.

Reales o no, monarcas o no, magos o no, existieran o no, lo cierto es que la celebración del día de Reyes se ha convertido en una tradición en numerosos países, desde España, prácticamente todos los de cultura hispana, e incluso en República Checa o partes de Alemania. ¿Magia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.