Europa fracasa también en la Unión Bancaria

No ha sido posible efectuar un nuevo impulso a la Unión Bancaria por parte de los ministros de Economía y Finanzas (Eurogrupo) después de concluir su reunión sin lograr sus dos principales objetivos: el desbloqueo de las negociaciones políticas acerca del fondo europeo de garantía de depósitos y el cierre de la reforma del fondo europeo de rescates.
Debido a la polémica desencadenada en Italia contra la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), ha resultado que aún restan detalles para especificar en los textos legales, en los que los Diecinueve habrán de continuar trabajando en esos detalles en las próximas semanas.
Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, ha analizado en rueda de prensa los avances pactados en las últimas horas, aunque también han admitido que queda «cabos sueltos de naturaleza jurídica» por lo que resulta necesario “aclarar» antes de proceder al cierre del expediente.
«Espero que podamos hacerlo para nuestra próxima reunión de enero», ha manifestado Centeno, que ha mostrado su confianza en que la firma del nuevo Tratado del MEDE pueda ser firmado durante el primer trimestre de 2020.
Centeno ha admitido que uno de los cabos sueltos son las cláusulas de acción colectiva (CAC), el asunto central del debate en Roma y que facilita la reestructuración de deuda y, en casos de quiebras bancarias en los que se precisa acudir a la red de emergencia (‘backstop’), las quitas a acreedores.
Del mismo modo, los ministros de Economía y Finanzas no lograron diseñar una hoja de ruta con la que poner en marcha un fondo europeo de garantía de depósitos (EDIS).
El país que más se mostraba en contra a la tercera pata de la Unión Bancaria era Alemania, hasta que Olaf Scholz, ministro de Finanzas, levantó el veto de Berlín mediante un documento donde aceptaba su puesta en marcha aunque con una serie de condiciones. En cambio, este movimiento no ha logrado desbloquear del todo el estado de «respiración asistida», el cual se viene utilizando en Bruselas con el fin de describir una propuesta legislativa que permanece paralizada en la mesa de los ministros.
«No tenemos una hoja de ruta. No pactamos una hoja de ruta en la reunión de ayer (por el miércoles)», ha reconocido Centeno, que ha señalado que no se ha llegado «todavía» al «momento político» para materializar dicho acuerdo.
Las conversaciones acerca de esta herramienta, lógicamente, continuarán a nivel técnico sin llegar por el momento a nivel político. «Hemos pedido al grupo de trabajo de alto nivel que siga trabajando en todos los elementos (del EDIS) con la intención de avanzar durante el nuevo ciclo institucional de la UE», ha indicado al presidente del Eurogrupo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.