El etarra Troitiño saldrá en libertad

El etarra Troitiño saldrá en libertad

Antonio Troitiño, histórico dirigente de ETA, podría salir en libertad condicional si se hace firme el acuerdo adoptado por la magistrada María de los Reyes Jimeno Gutiérrez, del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria.

La juez establece medidas de control para la puesta en libertad de Troitiño. Entre ellas, la custodia familiar, la prohibición de participar en actos de la banda terrorista o la obligación de comparecer cada quince días.

José Luis Castro, juez de Vigilancia Penitenciaria, concedió al dirigente etarra la progresión al tercer grado penitenciario por “razones humanitarias y dignidad personal”. Troitiño padecer una enfermedad grave. El juez Castro incoó expediente de libertad condicional.

Conforme al artículo 196.2 del Reglamento Penitenciario, la magistrada aprobó la propuesta por la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de Estremera. Dicho artículo señala que se elevará expediente de libertad condicional cuando, “según informe médico, se trate de enfermos muy graves con padecimientos incurables”.

Así, “cuando los servicios médicos del Centro consideren que concurren las condiciones para la concesión de la libertad condicional por esta causa, lo pondrán en conocimiento de la Junta de Tratamiento, mediante la elaboración del oportuno informe médico”.

El artículo 91 del Código Penal establece condiciones parecidas para progresar al tercer grado penitenciario. En concreto, para recursos mayores de 70 años o si se trata “de enfermos muy graves con padecimientos incurables”. Eso sí, debe quedar “acreditado tras la práctica de los informes médicos”.

Troitiño ha decidido dejar su tratamiento médico

El ex dirigente de ETA comunicó a su abogada la decisión de dejar el tratamiento que recibe con quimioterapia al “ser inviable” con su permanencia en prisión. Según informa Etxerat, la asociación de familiares de reclusos de la banda terrorista, el histórico dirigente etarra padece un “delicado estado de salud”.

Asimismo, la juez Jimeno Gutiérrez establece unas reglas de conducta de obligado cumplimiento. Como ya hemos comentado, la custodia familiar. Igualmente, residir en el lugar que elija y fijar su domicilio.

Tiene prohibido abandonar o ausentarse temporalmente en de su lugar de residencia y provincia sin autorización del Juzgado. Los Servicios sociales penitenciarios se encargarán de hacer seguimiento de la situación sanitaria de Troitiño.

Queda obligado a facilitar la información precisa para valorar la evolución de su enfermedad. La magistrada, con todo, advierte de que “el incumplimiento de esta obligación podrá dar lugar a la revocación de la libertad condicional”.

El histórico dirigente etarra cumple condena de cinco años, once meses en 29 días por integración en organización terrorista. Se le enganchó a las filas de ETA después de salir de prisión en 2011 y huyó a Londres.

Además, tiene pendiente de cumplir una condena de dos años y medio de libertad vigilada cuando cumpla la anterior. En mayo habrá cumplido tres cuartas partes y quedará liquidada en su totalidad en noviembre de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.