ETA pide perdón

ETA pide perdón

Lo hace solo a una parte de las víctimas.
La organización terrorista ETA, que durante 50 años cometió centenares de asesinatos, secuestros y sabotajes, reconoció, ayer, a través de un comunicado publicado por los diarios Gara y Berria, el daño causado durante su “trayectoria armada” y pide perdón por sus actos a los “ciudadanos y ciudadanas sin responsabilidad en el conflicto” y mostrando “respeto a los muertos y las víctimas” de las que fue causante. Seis años después de anunciar el fin de los atentados, ahora quedan tan solo quince días, el primer fin de semana de mayo, para que certifique su disolución. Sus objetivos no se lograron. “Lo sentimos de veras”, afirman.
En el comunicado, se emplea un lenguaje mucho más cercano a la de aquellos que fueron expulsados de la organización para acogerse a la de llamada Vía Nanclares, por la que terroristas arrepentidos reconocían el daño ocasionado y comenzaban un proceso de empatía con sus víctimas. El 8 de abril de 2017, un grupo de intermediarios notificaron a la justicia francesa la localización de los arsenales. Los cerca de 300 presos etarras han aceptado mayoritariamente medidas individuales para pasar de grado ante la Administración penitenciaria española, y Francia está en el proceso de acercamiento de los reclusos encarcelados en las prisiones más alejadas del País Vasco.

“Sufrimiento desmedido”
En el texto hecho público ayer, ETA admite que “se ha padecido mucho” y reconoce un “sufrimiento desmedido”, asumiendo la “responsabilidad directa” de ese dolor que “no debió producirse jamás” ni “prolongarse en el tiempo”. “Hemos provocado mucho dolor, incluidos muchos daños que no tienen solución. Queremos mostrar respeto a los muertos, los heridos y las víctimas que han causado las acciones de ETA, en la medida que han resultado damnificados por el conflicto. Lo sentimos de veras”, para luego distinguir entre las víctimas que considera ajenas al conflicto y las demás: “Sabemos que, obligados por las necesidades de todo tipo de la lucha armada, nuestra actuación ha perjudicado a ciudadanos y ciudadanas sin responsabilidad alguna. También hemos provocado graves daños que no tienen vuelta atrás. A estas personas y a sus familiares les pedimos perdón”, pero no se detalla si se refiere a atentados indiscriminados, como el de Hipercor en Barcelona, los coches bombas en cuarteles en los que, además de policías y militares, fueron víctimas sus parejas e hijos, o los políticos, jueces y periodistas a los que asesinaron cumpliendo con la estrategia de “socialización del sufrimiento” que la banda terrorista inició en la década de los noventa, de acuerdo con la izquierda abertzale. Asociaciones de víctimas, la mayoría de los partidos políticos y agentes sociales han sido muy críticos con esa discriminación aparentemente calculada entre unas víctimas y otras, las que merecían o no ser asesinadas.
La banda trata de justificarse e incluso situarse en la posición de víctima, mostrándose comprensivos con aquellos que consideran que la actuación de la organización terrorista ha sido “inaceptable e injusta”, y mantienen que a lo largo de este tiempo ha habido otro tipo de agresiones, por las que los que han sufrido han sido ellos mismos o su entorno. “Para otros muchos también han sido totalmente injustas, pese a utilizar el disfraz de la Ley, las acciones de las fuerzas del Estado y de las fuerzas autonomistas que han actuado conjuntamente, y tampoco esos ciudadanos y ciudadanas merecen ser humillados”, manifestando su “compromiso con la superación definitiva de las consecuencias del conflicto y con la no repetición”, para luego hacer un llamamiento para que todas las partes reconozcan el daño causado y su parte de responsabilidad. “Todos deberíamos reconocer, con respeto, el sufrimiento padecido por los demás”, tratando de justificar sus acciones por la herencia recibida y el sufrimiento que, dicen, imperaba antes de que naciera ETA. “Las generaciones posteriores al bombardeo de Gernika heredamos aquella violencia y aquel lamento, y nos corresponde a nosotros y nosotras que las generaciones venideras recojan otro futuro”.
El Ministerio del Interior contabilizó 853 asesinatos, unas víctimas a las que se unen los secuestros, la violencia callejera, el miedo y los enormes gastos que provocó en Euskadi y el resto de España y que no han servido para nada, pero que en el comunicado la banda terrorista no entra a valorar, ni admite que no se ha llegado a ese punto por voluntad propia sino que, derrotada por una sociedad que no se doblegó, no ha tenido otra posibilidad que optar por la rendición.

2 thoughts on “ETA pide perdón”

  1. Tweet de Pedro Sánchez
    @sanchezcastejon
    Nuestro reconocimiento a tres compañeros que lideraron y culminaron el
    esfuerzo de generaciones en el combate contra ETA: José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez @_Rubalcaba_ y @patxilopez.

  2. Nunca se debiò de llegar a esta situaciòn. ETA se creò en un seminario vasco. La Iglesia nunca ha condenado abiertamente este tipo de acciones. Incluso en el atentado de Carrero Blanco el propio pàrroco de la iglesia de los jesuitas demostrò una frialdad enorme al encontrar el coche en el patio. Siempre ha faltado un diàlogo eficaz con el problema vasco al igual que està sucediendo con Cataluña. DIALOGAR NO ES CEDER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.