“El País había sido siempre mi periódico”, por Justo Sotelo.

Justo Sotelo.
  • Empecé a leerlo cuando salió el año 1976, siendo un adolescente. A lo largo de más de media vida, no dejé de leerlo ni un solo día, con la excepción de Navidad y Año Nuevo, en los que no salía a la calle. Y esto sucedía aunque estuviera en el extranjero. Me había acostumbrado a las pequeñas manchas de tinta en los dedos tras pasar las hojas de atrás a adelante. Por ahí leía a Fernández-Santos, Haro Teclen, Carlos Mendo, Francisco Umbral, Antonio Gala o a Soledad Gallego-Díaz, quien recientemente ha dejado de ser su directora (la primera mujer desde la fundación del periódico). El hecho de que entre sus fundadores estuviera el hijo de Ortega y Gasset (conocí a la familia durante los meses que trabajé en una oficina del Banco de Bilbao situado en la calle Zurbarán esquina con Monte Esquinza, aprendiendo el oficio de Broker, del que no tardé en aburrirme porque solo consistía en ganar dinero en medio de un estrés insoportable nada bueno para la salud) era un acicate para un crío como yo, siempre con ganas de entender el mundo. Cuando el ERE de hace unos años casi dejé de leerlo, pero a veces me vencía la curiosidad y lo leía a escondidas de mí mismo si lo encontraba en cualquier parte, en un café, una biblioteca o un aeropuerto. Es verdad que en los últimos años los periódicos se están convirtiendo en una especie de revistas temáticas unas veces cercanas al HOLA y otras a un “reality show”. Los jóvenes ya no leen la prensa escrita tradicional y muchos todavía no se han apercibido de ello. Por otra parte, los dueños de mi periódico son ahora bancos y fondos de inversión con los que nunca me tomaría un café.

Por casa anda enmarcada la primera portada del diario.

En fin, siempre seré un sentimental.

2 thoughts on ““El País había sido siempre mi periódico”, por Justo Sotelo.”

  1. Decir que eres un MAGO de la comunicación sería decir bastante poco. Tenías que haber sido presidente de gobierno o de la Comisión Europea o de Estados Unidos, yo qué sé… De sobra conozco que todo eso se provoca urticaria, como dices, pero a los demás nos iría mejor.

  2. Desde luego tus lectores no nos podemos quejar… Eres un profesor súper didáctico, con un certero análisis de la situación del periodismo centrada en EL PAÍS. Feliz muy feliz de haberte encontrado Justo Sotelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.