Estallido social al norte de Mozambique

Estallido social al norte de Mozambique

Estallido social alarmante en Mozambique. La zona de Cabo Delgado, al norte del país, se ha convertido en un cruento escenario donde los ataques se suceden.  Se cree que milicianos vinculados a Estado Islámico están perpetrando los ataques.

Las consecuencias de este estallido social están provocando el desplazamiento de miles de personas. A su vez, las organizaciones humanitarias de la zona se encuentran desbordadas. Desde la ONU, han trasladado su preocupación por el estallido social.

Gemma Connell, jefa regional de la Oficina de Coordinación Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) para el sur y el este de África, ha declarado estar “extremadamente preocupada por la situación en Cabo Delgado, donde las vidas de la población se han visto sacudidas por envites continuados”.

Según Connell, “cientos de miles de personas sufrieron el devastador impacto del ciclón Kenneth en abril de 2019, para volver a ser golpeadas de nuevo por intensas lluvias e inundaciones a principios de 2020”.

El estallido social empeora la situación ya grave

Aquellas inundaciones provocaron el desplazamiento de miles de personas, además de dañar la infraestructura de muchas viviendas. Por esa causa, más de 200.000 continuaban viviendo en sus casas, medio destruidas, en condiciones de insalubridad. Si a todo ello añadimos el estallido social por los últimos acontecimientos, nos encontramos con una situación extremadamente grave.

La responsable de OCHA ha destacado “el dramático aumento de los ataques violentos por parte de grupos armados en los últimos meses”. Por este estallido social, según la ONU, se han visto afectadas casi 162.000 personas. Esto “ha obligado a la población a huir de sus casas, ha perturbado sus medios de vida y les impide el acceso a servicios básicos, incluidas la educación y la atención sanitaria”.

Por otra parte, Médicos sin Fronteras (MSF) en Mozambique, ha entrado a valorar la situación. Caroline Gaudron Rose, coordinadora general, ha insistido en que los ataques “tienen como objetivo no solo a la Policía y el Ejército, sino también a civiles”. El estallido social ha provocado secuestros, asesinatos y quema de casas. MSF está “detectando una creciente incertidumbre” por clima encrespado entre los habitantes de Cabo Delgado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.