Estados Unidos mata al general iraní Soleimani

Estados Unidos mata al general iraní Soleimani

Qasem Soleimani, general destacado y comandante de la fuerza de élite Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, ha fallecido como consecuencia de un ataque del Ejército de EEUU que cumplía órdenes de Donald Trump, presidente estadounidense, ha asegurado el Pentágono. El ataque tuvo lugar en el aeropuerto de Bagdad, capital de Iraq, y fue llevado a cabo con drones.

Después del ataque, el ayatolá Ali Jamenei, líder supremo iraní, advirtió que llevaría a cabo una “dura venganza” contra los “criminales” que llevaron a cabo el ataque. Más de un 4% se ha disparado el precio del petróleo por el temor a una escalada bélica. Las Fuerzas Armadas de Israel han aumentado el estado de alerta.

La televisión oficial de Iraq anunció la muerte del general Soleimani y la de Abu Mehdi al Muhandis, el número dos del grupo de milicias proiraníes Fuerzas de Movilización Popular, debido a “un bombardeo estadounidense”. La persona más poderosa del país, por el momento, tras el ayatolá Jamenei, era Soleimani.

Donald Trump únicamente tuiteó, antes de que el Pentágono difundiese el comunicado, “Irán nunca ha ganado una guerra, pero nunca ha perdido una negociación”.

“Iraquíes bailando en las calles por la libertad; agradecidos de que el general Soleimani ya no esté más”, publicó, a través de Twitter, Mike Pompeo, secretario de Estado.

“El general Soleimani estaba desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos estadounidenses y militares en Irak y por toda la región”, ha trasladado el Pentágono, en el comunicado donde, además acusa al general y a sus fuerzas Quds de “la muerte de cientos de estadounidenses y miembros de la coalición” y de “herir a miles más”.

Soleimani se encargaba de las operaciones que se llevaban a cabo fuera del país de los Guardianes de la Revolución, supervisando a las milicias que respaldaba Teherán tanto en Siria como Irak.

Debido al ataque, ha surgido el temor al recibir represalias por parte de Teherán y aumenta la tensión existente entre Washington e Irak, donde multitud de manifestantes atacaron, a principios de semana, la Embajada de EEUU, mientras gritaban “¡Muerte a Estados Unidos!”, como respuesta a un ataque recibido el pasado domingo por parte de las fuerzas estadounidenses, donde fallecieron 25 personas en cinco bombardeos.

Los medios oficiales de Irán has trasladado por medio de un comunicado que, tal como asegura la máxima autoridad del país, el ayatolá Ali Jamenei, la culpa la tiene la “gente más cruel de la tierra” del asesinato del “honorable” comandante que “luchó valientemente durante años contra los males y los bandidos del mundo”. “Su fallecimiento no detendrá su misión, pero los criminales que han manchado sus manos con la sangre del general Soleimani y de otros mártires deben esperar una dura venganza”, añadió el ayatolá, que ha decretado tres días de luto oficial. Soleimani era la mano derecha del ayatolá Jamenei y el que ostentaba más poder dentro del Ejército de Irán.

Mark Esper, secretario de Defensa estadounidense, después de las protestas que tuvieron lugar ante la Embajada estadounidense en Bagdad, avisó que su Ejército atacaría “preventivamente” a las fuerzas proiraníes en Irak y Siria, en caso de que existiesen señales de que se organizaban más ataques contra los intereses de EEUU. Unas horas antes del ataque contra Soleimani, hubo otro ataque en el mismo aeropuerto con tres misiles, donde no se registraron fallecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *