Estados Unidos denuncia quince ataques de Irán

Estados Unidos denuncia quince ataques de Irán

Se ha hecho público por parte de los Estados Unidos que Irán o las milicias que apoya Teherán han realizado 15 ataques contra tropas estadounidenses desde septiembre del pasado año.

El último de estos ataques fue el perpetrado este miércoles en Al Asad y Erbil, que fue reivindicado por la Guardia Revolucionaria de Irán en venganza por el asesinato de Qasem Soleimani.

“Antes del ataque de anoche por parte de Irán en las instalaciones iraquíes, ha habido 14 ataques provenientes de Irán o de sus milicias dirigidos a las tropas estadounidenses desde septiembre de 2019”, ha trasladado, a través de un comunicado, el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Del mismo modo, se ha asegurado desde el Departamento de Estado que los iraquíes que se han manifestado en Nasiriya se han negado a que los grupos “alineados con Irán” Organización Badr, Asaib Al al Haq y Kataib Hezbolá ejerzan representación en el funeral de Abú Mahdi al Muhandis, ‘número dos’ de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), que falleció en el ataque estadounidense del aeropuerto de Bagdad, junto con Soleimani.

Tras ello, “milicias proiraníes han disparado contra los manifestantes en la Plaza Al Habubi y han quemado sus carpas. En respuesta, los manifestantes han incendiado las oficinas de Badr, Asaib Al al Haq y Kataib Hezbolá”, tal como se ha trasladado en el comunicado.

El miércoles de esta semana, dos bases iraquíes en las que se encontraban tropas estadounidenses, Al Asad y Erbil, fueron atacadas por Irán con misiles, como respuesta al fallecimiento de Qasem Soleimani, que fue abatido por un ataque de EEUU en el aeropuerto de Bagdad.

Según fuentes de la Guardia Revolucionaria de Irán, en los ataques han fallecido alrededor de 80 militares estadounidenses aunque Washington no ha hecho público ningún balance de víctimas.

Las fuerzas de seguridad de Irak han indicado que los ataques no han producido bajas en las Fuerzas Armadas iraquíes.

Soleimani falleció junto con Abú Mahdi al Muhandis, ‘número dos’ de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), además de otros milicianos iraquíes y militares de Irak, en el ataque perpetrado por EEUU en el aeropuerto de Bagdad. El ayatolá Alí Jamenei, líder supremo de Irán, juró como respuesta una “dura venganza”.

Según Washington, el ataque se perpetró “para proteger al personal estadounidense en el extranjero”, debido a las protestas contra la Embajada estadounidense en Bagdad como protesta por otro bombardeo donde fallecieron 25 miembros de las FMP.

Esos bombarderos contra las FMP también se realizaron como represalia al fallecimiento de un contratista de EEUU en una base militar situada cerca de Kirkuk, por un ataque con proyectiles.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *