En España, veinte mil menores crecen en una familia de acogida

En España, veinte mil menores crecen en una familia de acogida

En España hay cerca de 20.000 niños y niñas, 19.320 en concreto, que crecen en una familia de acogida. Son familias que ofrecen un nuevo hogar a aquellos niños que no pueden vivir con sus padres.

Con motivo del Día Internacional de la Familia, que se celebra este sábado 15 de mayo, Aldeas Infantiles SOS quiere reconocer la imprescindible labor social que realizan estas familias.

Asimismo, reclamar para ellas el apoyo y los recursos necesarios para que puedan llevar a cabo su labor y garantizar el bienestar de todos los niños y las niñas que crecen bajo esta medida de protección.

La organización también recuerda que, ante la retirada de la tutela de un niño a sus padres, la primera medida de cuidado alternativo recomendada por la Ley del Menor es el acogimiento familiar

Si es posible, en una familia de acogida extensa. Es decir, en aquellas familias que tienen un vínculo de parentesco con el niño, especialmente para aquellos niños menores de 6 años. Este recurso permite que su vida se desarrolle en su entorno familiar cercano.

Sin embargo, mientras el número de niños privados del cuidado parental ha crecido en nuestro país un 18% en los últimos cinco años, el acogimiento familiar ha descendido un 5%.

Respecto a lo primero, se ha pasado de los 42.628 niños que había en 2015 a los más de 50.000 de 2019 (50.272 exactamente). De este modo, actualmente, de cada 100 menores que crecen separados de sus padres, 65 lo hacen bajo la modalidad de acogimiento residencial. En cambio, a la Ley recomienda lo contrario.

La familia de acogida es una muestra de solidaridad

Así, la organización de atención directa a la infancia explica que “hablar de acogimiento familiar es hablar de solidaridad”. Es hablar “de compromiso con la infancia y con las familias que atraviesan situaciones de dificultad”.

Además, indica que “las personas que se acercan al acogimiento familiar no lo hacen para cubrir sus expectativas como padres”. Lo hacen motivadas por un propósito solidario y respetando siempre los orígenes del niño y su historia familiar”.

Aldeas Infantiles SOS subraya que el acogimiento familiar tiene carácter temporal y que su función nunca pasa por suplantar a la familia de origen. Es apoyar y facilitar la reintegración del niño con la misma.

“Las familias de origen forman parte inexcusable del contexto de acogimiento de todo niño y también una posibilidad en su futuro. Por ello, su participación no es solo un derecho, sino un deber y una responsabilidad”, apunta.

Por eso es tan importante que cada familia de acogida cuente con el apoyo y los recursos necesarios para llevar a cabo su labor. Todo ello con el fin de garantizar el bienestar de los niños que crecen bajo esta medida de protección. Igualmente, de asegurar que tanto las familias de origen como las acogedoras reciben la atención y las ayudas que necesitan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.