España pasa de VARullo

España pasa por el VARullo

Un gol del VAR permite la continuidad del combinado español.
El videoarbitraje se convirtió en fundamental para que en el España-Marruecos subiera al marcador el segundo tanto, que empataba la contienda en un encuentro con luces y sombras, más sombras que luces, que mantuvo a toda la Península Ibérica en vilo hasta el último minuto. Y es a toda la Península porque, simultáneamente, el VAR también decantaba la balanza con un penalti a favor de Irán frente a Portugal que, a la postre, supuso el otro empate de esta última jornada del Grupo B. Al final, nada se movió en la tabla y España pasa primera de grupo y se enfrentará a la anfitriona, Rusia, que cayó ante Uruguay.
Entre las luces, la magia de un Isco que hizo un partido soberbio interviniendo en todas las jugadas de peligro de La Roja. Entre las sombras, la indecisión y la imprecisión de la zaga española y de su guardameta. Entre las luces, la actitud de un Marruecos eliminado que plantó cara a toda una campeona del mundo. Jamás bajaron los brazos y llegaron a adelantarse dos veces en el marcador. Se agradece.
Entre las sombras, la falta de ideas en los primeros 15 minutos de la primera parte y en los primeros 20 de la segunda. Entre las luces, el juego de precisión en el ataque, el dominio del balón, la mordiente que ofreció la selección española y la capacidad de superar la adversidad en dos ocasiones. No nos olvidemos que es un Mundial, que ningún rival es pequeño y que los otros también juegan.
Nada que objetar al primer gol de los marroquíes que aprovecharon una indecisión de Ramos e Iniesta y con una velocidad de centella Boutaïb se plantó ante un impreciso De Gea. Le falta fe en sí mismo. 0-1. Minuto 13, como el dorsal del marroquí. Por suerte, y buen juego, en el minuto 19, de las botas de Isco nació el empate. A partir de ahí, quitando alguna escaramuza, dominio absoluto de una España que se crece, con numerosas ocasiones pero el esférico no volvió a entrar en la portería rival.
Segunda parte y continúa el recital, pero sin recompensa. Marruecos aprieta el acelerador. Se veía venir lo peor y en un corner En-Nesyri gana en el salto a todos y el balón al fondo de las mallas con la mirada perdida de De Gea. Minuto 81. Por suerte, y buen juego, en el 91 corner a favor de España. Asensio saca rápido hacia Carvajal que da una asistencia para que Iago Aspas, de espuela, anote el empate. El árbitro de línea levanta la bandera. La sangre se nos hiela. Decide el VAR. Dos interminables minutos. Boussoufa habilita al gallego. No hay fuera de juego. Gol. Y a sufrir durante otros cinco minutos. Trifulcas y tánganas. Al final, España primera de grupo. A octavos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.