España se congela en una de las peores heladas de la historia

España se congela en una de las peores heladas de la historia

Media España se congeló la madrugada del martes. Las peores heladas de la historia han dejado incomunicadas a miles de personas tras la más feroz nevada en 50 años. Poco a poco se va recuperando la actividad.

Sin embargo, las heladas nocturnas, con temperaturas mínimas por debajo de los diez grados bajo cero, convirtieron carreteras y calles en pistas de patinaje.

La borrasca Filomena ha provocado que cambie durante los próximos días las prioridades del Gobierno y de los Ejecutivos autonómicos. La Covid-19 sigue estando ahí, pero el principal enemigo a corto plazo es el frío extremo.

Las condiciones meteorológicas y de acceso a los centros educativos llevaron a que la Comunidad de Madrid suspendiera las clases presenciales hasta el lunes. Y es que “esto no ha terminado”, alertaba el lunes Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior.

En palabras de Rubén del Campo, un portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), “probablemente nos enfrentemos a la madrugada más gélida de los últimos años”, auguraba este lunes. La Aemet activaba para ayer la alerta roja (riesgo extremo) en once provincias de Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, cuatro de Castilla y León y dos de Aragón.

Concretamente, en Albacete, Ávila, Burgos, Cuenca, Guadalajara, Segovia, Soria, Teruel, Toledo y Zaragoza. Además, se mantenían activos avisos por frío con distintos niveles en 41 provincias hasta las diez de la mañana, incluida la Comunidad Valenciana, Barcelona, Murcia y Sevilla.

Los datos son abrumadores. Hasta 598 carreteras seguían afectadas por la nieve caída. De ellas, 116 continúan cortadas y en 210 era obligatorio el uso de cadenas.

Pese a las heladas, hay datos positivos

Pero no todo es negativo. Una de las alegrías venía de la mano de los camiones embolsados. A última hora de la tarde de anteayer, no quedaba ninguno, excepto los 638 camiones que se dirigían a Madrid. Optaron por esperar a que amainara el temporal en Burgos y Cuenca, donde permanecían en las áreas acondicionadas. La magnitud de lo provocado por Filomena se expresan gráficamente con los 7.100 vehículos articulados que poco a poco fueron saliendo.

Otra de las noticias positivas fue la reapertura de dos de las cuatro pistas del aeropuerto de Barajas. También, se volvió a abrir la conexión de AVE entre Madrid y Barcelona. A su vez, ya funcionan todas las líneas de larga y media distancia de alta velocidad.

Asimismo, va desapareciendo el riesgo de desabastecimiento. Mercamadrid, el segundo mercado más grande del mundo, retomó su actividad en la madrugada del martes.

Era otro de los objetivos en los que se centraban las distintas administraciones. “Nuestro esfuerzo está en asegurar el abastecimiento de bienes básicos como alimentos y medicamentos, en despejar accesos a centros logísticos y en recuperar el tráfico de mercancías”, resumió José Luis Ábalos, ministro de Transportes.

Con todo y con eso, no hay que olvidar que la mayor parte del tráfico de mercancías se lleva a cabo por carretera y todavía hay muchas vidas heladas. Ahí es donde se ha centrado el mayor esfuerzo de los 1.300 vehículos quitanieves desplegados y esparcidores de fundentes.

Al terminar el lunes se habían arrojado 246.000 toneladas a lo largo de 30.000 kilómetros con el fin de evitar que las heladas de la madrugada formaran placas de hielo.

No obstante, las autoridades insisten en que los ciudadanos se queden en sus casas y eviten los desplazamientos que no sean imprescindibles. El riesgo por traumatismos a causa de caídas es extremadamente elevado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.