España alcanza el máximo de población de su historia

España alcanza el máximo de población de su historia

Con 46,9 millones de personas a 1 de enero de 2019 se alcanza el máximo de población de la historia de España desde que hay registros. Asimismo, se bate el récord de 2008, cuando los residentes en nuestro país se incrementó en 570.333, superando se, así, el valor histórico más alto hasta ahora, que data de 2012.

Hay que distinguir entre las cifras del Padrón Municipal de los datos que publica ahora el Instituto Nacional de Estadística, INE. En la misma fecha, según aquel, ya se registraba una población por encima de los 47 millones de personas, también una cifra que se daba por primera vez en la historia.

El saldo migratorio positivo de 333.672 inmigrantes está detrás del incremento de la población durante 2018, y todo ello a pesar del saldo vegetativo negativo –nacimientos frente a defunciones-de -56.262 personas.

Fueron los españoles los que disminuyeron en 9.368, como resultado del saldo vegetativo negativo que no se compensó con el saldo migratorio positivo ni las adquisiciones de nacionalidad española, 90.828 personas, aunque este dato es provisional. Teniendo en cuenta sólo los españoles nacidos en España, en 2018 la población disminuyó en 98.595 personas.

En cambio, llegaron a nuestro país 643.037, lo que supone un 20,8% más que en 2017 y la cifra más elevada desde el comienzo de la serie de Estadística de Migraciones en 2008. Así, la cifra de extranjeros residentes en España aumenta en un 6,3%, 285.554 personas más a lo largo de 2018, hasta situarse en los 4,8 millones, el dato más alto desde 2013.

Por nacionalidades, la población marroquí es la más numerosa, con 714.239 personas, seguida de los inmigrantes procedentes de Rumanía, 671.233, británicos, 287.292, italianos, 244.148, colombianos, 199.540, que superan a los chinos, con 190.624, en los cinco primeros puestos del ranking de extranjeros.

El mayor incremento de población extranjera se dio entre los venezolanos, un 47%, seguidos de hondureños, 32,4%, colombianos, 25,1%, peruanos, 20,2%, e italianos 10,3%. A ello se une que las llegadas más numerosas en 2018 procedían de Marruecos, el 10,9%, así como de Colombia, 9,5%, y Venezuela, 8,4%. Por el contrario, los porcentajes de descenso de población extranjera se dio entre los ecuatorianos, -3%, búlgaros, -1,1%, y romanos, -0,4%.

309.365 personas dejaron España en 2018 para residir en otros países, la cifra más baja de emigrantes de 2008. De ellas, el 17,8% había sido residente en España desde siempre, mientras que el 82,2% restante había emigrado en algún momento. En consecuencia, el saldo migratorio de los españoles respecto al exterior es positivo por primera vez desde 2008, siendo de 3.475 personas en el pasado año. En concreto, inmigraron 83.728 personas y emigraron 80.253, la cifra más baja de emigración desde 2013. Cabe matizar que la llegada de españoles no representa una inmigración de retorno, sino personas con nacionalidad española no nacidas en España, en concreto 31.438.

Así, la población española que llegó a España en 2018 venía de Venezuela, 18.132 personas, Ecuador, 6.399 y Reino Unido, 5.465. En cambio, un 20% de emigrantes españoles, 16.294, marcharon a territorio británico, un 12,2%, a Francia, un 10,5%, a Estados Unidos y un 7,6%, a Alemania.

De los 38.087 rumanos que se fueron de España en 2018, el mayor número de ellos habían llegado a nuestro país en 2007. Igualmente, de los 20296 marroquíes que abandonaron España, en mayor medida habían llegado entre 2015 y 2016. Por el contrario, de los 19.536 británicos que se fueron en 2018, una gran mayoría había venido a España entre 2004 y 2007.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.