Escocia pide a Reino Unido un nuevo referéndum de independencia

Escocia pide a Reino Unido un nuevo referéndum de independencia

Un nuevo referéndum de independencia es lo que Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia, ha solicitado por carta a Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido. En concreto, que ceda la competencia para convocarlo.

La líder del Partido Nacional Escocés (SNP) señala en la misiva que “la democracia debe prevalecer y prevalecerá”. La formación independentista ganó abrumadoramente en Escocia las elecciones legislativas de Reino Unido celebradas el 12 de diciembre, obteniendo 47 de los 59 diputados en disputa que corresponden a los representantes escoceses en la Cámara de los Comunes.

Tras la también incontestable victoria de Johnson, con mayoría absoluta, a buen seguro que Reino Unido abandonará la Unión Europea el próximo 31 de enero. Como máximo, por cuestiones de logística, se podría extender el artículo 50 del Tratado de Lisboa hasta el 30 de junio.

Pero el Brexit es seguro. Sturgeon ya había avisado en julio que, si Reino Unido salía del bloque comunitario, Escocia pediría la independencia para poder quedarse o reentrar en la UE. La victoria en las urnas da un espaldarazo definitivo en ese sentido y así se lo ha hecho saber al premier.

Así, el SNP ha dado a conocer varios documentos con propuestas de reformas legislativas orientadas a adaptar las normas y se reconozca oficialmente el derecho a la secesión de Escocia. También para celebrar una nueva consulta de independencia. De este modo, se garantizaría que los ciudadanos serían totalmente conscientes de la trascendencia de separarse de Reino Unido.

Según señala el partido de Sturgeon, el propósito es convocar un referéndum “organizado” y “respetado” por el Gobierno. “La alternativa” es “un futuro” que la población escocesa “ha rechazado” y “se les quiere imponer”, en referencia al Brexit, ha dicho la ministra principal desde su residencia oficial en Edimburgo.

Si la respuesta de Johnson es una negativa, la líder del SNP estudiará “todas las opciones razonables para garantizar el derecho de autodeterminación de Escocia”. Añadió que “Escocia dejó muy claro la semana pasada que no quiere que un Gobierno tory liderado por Boris Johnson nos saque de la Unión Europea”.

“Ese es el futuro que afrontamos si no tenemos la oportunidad de considerar la alternativa de la independencia”, subrayó. Insistió en que se trata de “un principio democrático fundamental” que todo aquello que se deba decidir “sobre el futuro constitucional de Escocia” las deben tomar “las personas que viven” allí.

Explicó que, como se indica en los documentos, “el Gobierno escocés tiene un claro mandato democrático para dar al pueblo una opción en ese futuro con un referéndum de independencia y el Gobierno británico tiene un deber democrático para reconocerlo”. “Las elecciones –del 12 de diciembre- solo han reforzado ese mandato”, zanjó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.