Escándalo en la ONU: casi trescientas denuncias por abuso y explotación sexual entre el personal

Escándalo en la ONU: casi trescientas denuncias por abuso y explotación sexual entre el personal

A pesar de ello, se ha creado una mayor concienciación para que salgan los casos a la luz.
De acuerdo con un comunicado difundido ayer, en la ONU se han registrado 259 denuncias de abusos y explotación sexual entre su personal y socios a lo largo del pasado año. Son 138 más que las registradas en 2017. A pesar de ello, el documento muestra señala que hay más confianza entre las víctimas y testigos y que hay una mayor concienciación para hacer salir a la luz los casos.

Según indica el informe, el incremento de las denuncias es gracias los esfuerzos para animar a las víctimas a demandar. Así, se deja entrever que “los esfuerzos de sensibilización y divulgación están teniendo un impacto y que hay una mayor confianza en víctimas y testigos y una mayor conciencia de la necesidad de informar”.

54 de los casos implica a las fuerzas de mantenimiento de paz, ocho por debajo de los registrados en 2017, y casi la mitad de los de 2016. 94 de los 259 casos son de miembros del personal de Naciones Unidas que no forman parte de misiones de paz. 109 de las denuncias implica a trabajadores de otras organizaciones que trabajan junto a la ONU sobre el terreno, casi cuatro veces más que en 2017.

Desde la Oficina del portavoz de António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, se señala que “los números muestran que el enfoque del secretario general, centrado en las víctimas, está siendo efectivo porque más personas confían en que, si cuentan lo que les ha ocurrido, su denuncia se investigará”. Dicho enfoque consiste en centrarse en “prevenir y responder”.

Así, se creó un registro que garantiza que, si una persona es encontrada culpable de abusos sexuales, no será contratada por ninguna agencia de la ONU en ningún lugar del planeta. Por el momento, 29 entidades de Naciones Unidas se han sumado a esta iniciativa. También se creó un formulario único para las denuncias que “minimiza el número de veces que una víctima o una testigo tiene que ser entrevistada”. Asimismo, se nombró una defensora internacional de los derechos de las víctimas y varios defensores en misiones en el terreno.

Uno de las dificultades encontradas para el éxito de esta iniciativa es que la ONU no puede abrir una investigación penal sobre los individuos acusados, por lo que requiere de la colaboración de los Estados miembros, que comparten responsabilidad con Naciones Unidas respecto a la rendición de cuentas. Si un civil es encontrado culpable, la ONU abre una investigación administrativa pudiendo llegar a despedir al trabajador después de probarse las acusaciones. También se insta a las autoridades nacionales para que adopten las medidas precisas. En el caso de que el acusado sea un militar, el Estado miembro tiene jurisdicción exclusiva para investigar, a pesar de lo cual Naciones Unidas trabaja con las autoridades del país para acelerar la investigación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.