Escándalo en la India por la entrada de dos mujeres a un templo

Escándalo en la India por la entrada de dos mujeres a un templo

El templo seguía vetando la entrada a mujeres en edad de menstruar a pesar de que el Tribunal Supremo de la India ordenó en septiembre que se levantara la prohibición.
El estado de Kerala, en la zona sur de la India, ha quedado paralizado este jueves por los grupos conservadores hindúes debido a la entrada de dos mujeres en un templo hindú, desafiando una prohibición centenaria. Se inició una protesta contra el Gobierno que había permitido la entrada a estas dos mujeres, saltándose así lo que consideran un prohibición ancestral y que impide el paso a toda mujer en edad de menstruar.

La protesta, que fue apoyada por responsables del Partido Bharatiya Janata (BJP) de Narendra Modi, primer ministro, y por responsables del Rashyriya Swayamsevak Sangh (RSS), ‘padre’ ideológico del BJP, congregó a unos 400 manifestantes y paralizaron la capital comercial de Kerala.

Los grupos hindúes lanzaron un llamamiento al paro y fueron muchas las tiendas y pequeños negocios que permanecieron cerrados. Tampoco estuvieron operativos los servicios de autobuses y taxis, debido, en parte por el miedo de los conductores a ser atacados.

El pasado mes de septiembre, el Tribunal Supremo de India, dio la orden que se levantara el veto y se permitiese que las mujeres y niñas (entre los 10 y 50 años) pudiesen entrar en el templo de Sabarimala, el cual recibe la visita de miles de fieles al año. En cambio, independientemente de la orden del Tribunal, se ha seguido prohibiendo la entrada de mujeres al templo, incluso los mismos devotos les impedían el paso.

Este miércoles de madrugada, entraron, por una puerta lateral del templo, dos mujeres escoltadas por la policía, en unos momentos que no captaron la atención de los devotos.

Las protestas por lo sucedido no tardaron en estallar, provocando el ataque y acoso de una de las agentes de Policía por parte de cinco manifestantes en un distrito cercano a Kochi, y una manifestante falleció apedreado en otro incidente al sur del estado, según ha informado la Policía.

La manifestación de este jueves se ha desarrollado por el principal cruce de la ciudad y allí se ha realizado una sentada, a la vez que se han coreado eslóganes y se han enarbolado banderas, mientras las calles permanecían desiertas. Según ha indicado, Vijay Sakhare, inspector general de la Policía de Kochi, a la agencia Reuters, la protesta ha transcurrido pacíficamente.

“Detuvimos a más de 600 personas el miércoles en Kochi y otros cuatro distritos aledaños y casi 300 de ellos fueron puestos bajo custodia provisional”, ha señalado Sakhare que ha confirmado la preparación de la Policía para proteger a aquellos que prefieren seguir con su vida rutinaria.

“Algunos manifestantes podrían volverse violentos procediendo a lanzar piedras o bloqueando carreteras y nosotros estamos armados con equipos antidisturbios y tenemos gases lacrimógenos y cañones de agua”, ha manifestado el jefe de la Policía.

Los partidos de izquierda, que son quienes gobiernan Kerala, han intentado levantar la prohibición a entrar al templo de las mujeres, pero son muchas las críticas que han surgido en el país por parte de los demás partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *