¿Es vida extraterrestre las señales que se reciben de la Estrella de Tabby?

¿Es vida extraterrestre las señales que se reciben de la Estrella de Tabby?

En un ángulo inexplorado se han localizado 177 espectros de alta resolución.
Los astrónomos no han logrado, hasta el momento, encontrar ninguna explicación consistente a los destellos irregulares que caracterizan a la estrella de Tabby, conocida también como estrella de Boyajian, llamada KIC 8462852. A través de una nueva investigación se ha sabido de la existencia de 177 espectros de alta resolución localizados desde un ángulo inexplorado hasta el momento. Esto lleva a que no se descarten posibles señales láser que provengan de civilizaciones extraterrestres, según informa Quo.

Se han buscado innumerables hipótesis que expliquen esas fluctuaciones periódicas de brillo: hervidero de cometas, nubes de polvo, basura espacial, un planeta con anillos o hasta podrían ser mega estructuras alienígenas. Pero ninguna de esas teorías ha logrado aclarar el por qué de las variaciones en el brillo, lo que sí ha logrado es llegar a la conclusión de que no es consecuencia de una degradación de los sensores del telescopio espacial Kepler, que en mayo de 2013 dejó de seguirla.

Hace un año, nuevas observaciones en varios ángulos desvelaron de los cambios de brillo dependen del color, por lo que también deja fuera la hipótesis de las mega estructuras, puesto que impedirían el paso de la luz. Lo más consistente es valorar la presencia de algún tipo de material fino, es decir, polvo interestelar.

La primera astrónoma en investigar la estrella Tabby fue Tabetha S. Boyaijan, por ello fue así bautizada. Desde el telescopio APF, del Observatorio Lick, se han obtenido los destellos más recientes de la estrella. Este telescopio puede detectar láseres de potencia superior a 24 MW a distancia de la estrella. A unos 1.468 años luz se hallan las señales procedentes de Tabby. Esta nueva investigación ha sido relatada por David Lipman, estudiante de Princeton, y su publicación se ha realizado en PASP (Publications of the Astronomical Society of the Pacific).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *