¿Es posible seguir una estrella?

¿Es posible seguir una estrella?

“Hemos venido a adorar al rey de los judíos porque vimos su estrella en el cielo” es lo que explicaron los Reyes Magos de Oriente cuando se encontraron con el rey Herodes. Así lo explica el Evangelio de Mateo, el único texto bíblico en el que se los menciona.

Christine Allen Armiño, investigadora del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México, asegura que eso no encaja: “Las estrellas no se mueven, sirven para orientarse y saber dónde está el norte o el sur; son como una especie de brújula”.

Según esta investigadora, “es cierto que hay fenómenos astronómicos extraordinarios, como un cometa, o particularmente brillantes, como la conjunción de varios planetas. En ambos casos hay movimiento, pero muy sutil para ser captado desde la Tierra sin instrumentos”.

Así, sostiene que “la única forma sería comparar la posición del fenómeno en relación con las estrellas, que están fijas en un punto concreto. Pero es muy difícil, porque obviamente no se ve como una flecha en el cielo”.

Por tanto, cabría pensar que lo que los Magos de Oriente vieron, si existieron, fue un cometa, a pesar de que esos fenómenos astronómicos eran asociados en la Antigüedad con desastres y plagas, no precisamente con acontecimientos como la llegada del mesías.

Antonio Piñero, catedrático de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid, señala que existen documentos que hablan de una conjunción de Júpiter, Saturno y Marte en torno al siglo VII a.C.

Según Piñero, “por eso, algunos escritos podrían haber referido que, en torno del nacimiento de Cristo, hubo un fenómeno luminoso muy llamativo y a partir de ahí, se creó la leyenda”. ¿Seguían a una estrella?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.