Ernest Maragall: “Cataluña no necesita un exiliado”

El diputado republicano ha defendido la decisión del presidente de la Cámara autonómica de aplazar el pleno de investidura.
Durante un debate ayer en Catalunya Ràdio, Ernest Maragall, diputado por ERC en el Parlamento catalán dijo que, de haberse producido la investidura de Puigdemont, no habría un “president” sino un “presidente destituido”. Siguiendo esa misma línea, Maragall, ante el hecho de que los miembros de la Mesa del Parlament podrían haberse expuesto a querellas criminales si hubiese continuado el Pleno, después de que el Tribunal Constitucional prohibiera la celebración de la investidura si Puigdemont no estaba presente, afirmó que “tenemos que celebrar que nos hayamos dado un espacio de tiempo para hacer bien lo que ayer hubiésemos hecho mal”. En el debate, participaban también los diputados de la CUP, Carles Riera, y de JxCat, Francesc de Dalmases. El diputado republicano, en una de sus intervenciones, preguntó: “Que queremos plantear un desafío es evidente, pero ¿tenemos que plantear un desafío a campo abierto con víctimas abundantes y batallas simbólicas?”
Carles Riera, por su parte, calificó de “tomadura de pelo en toda regla” la decisión de Torrent de aplazar el Pleno de investidura, criticando que el presidente del Parlament no informara previamente a los grupos: “Ayer todo saltó por los aires”. Aseguró que su formación se sentará a negociar con JxCat y ERC “si están las tres partes y si hay una convocatoria firme de Pleno sobre la mesa”. Así mismo, criticó duramente a la formación republicana por condicionar el Pleno a que la investidura del president de la Generalitat sea eficaz, “en lugar de decir acatar el Tribunal Constitucional e investir a un Govern que el Estado acepte; lo llama investidura eficaz”. El diputado anticapitalista profundizó diciendo que “si queremos investir a un Govern desde la soberanía del Parlament y que aplique la república, este Govern tendrá que asumir el envite del Estado”.
De Dalmases, en sus turnos de palabra, hizo constar en los independentistas son 70 de 135 escaños en el Parlamento catalán, lo que hace que los tres grupos llevan llegar a un acuerdo, pidiendo “disculpas a todos los que ayer se sintieran decepcionados”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.