ERC, harta de Puigdemont, se planta frente a JxCat

ERC, harta de Puigdemont, se planta frente a JxCat

Pide consensuar los próximos pasos.
JxCat anunció el pasado sábado que presentaría a un candidato que desbloquearía la investidura conscientes de que la vía Carles Puigdemont sería imposible llevarla adelante por la acción judicial. Ahora, ERC urge a Junts per Catalunya a moverse conjuntamente y ayer, después de solicitar por la mañana una reunión urgente, por la tarde llevaron a cabo un encuentro para acordar pasos conjuntos. Sin embargo, las posturas de ambas formaciones no parece que vayan a confluir. Los ex convergentes siguen con su intención de presentar a Puigdemont, mientras que los republicanos instan a una “investidura efectiva” para recuperar las instituciones catalanas y, ya con el control del Govern, “hacer República”. Además, están convencidos de que el ex president no podrá presentarse formalmente porque el Gobierno central recurrirá ante el Tribunal Constitucional la Ley de Presidencia que habría posibilitado una investidura a distancia.
Y no es que los republicanos no quieran a Puigdemont, sino que, hoy por hoy, los impedimentos judiciales imposibilitan la candidatura del número uno de JxCat. “Eso no significa bajar los brazos y ceder”, dicen desde ERC, “a las pretensiones del Estado. Es lógico que JxCat quiera apuntar alto y pretender lo máximo, pero hay que ser realistas”. El día 14 es el plazo que se marcó el propio Puigdemont, por lo que, Marta Vilalta, portavoz de Esquerra Republicana, afirma que esta semana “puede resultar clave”. Así las cosas, desde la formación republicana no se cree que se repetirán elecciones, pero al ser JxCat quien controla los tiempos, no lo aseguran, y tampoco descartan presentar su propio candidato, no por a verlo dicho sino por el silencio por respuesta cuando se les pregunta por esa posibilidad, y entre tanto la CUP reprende a ambas formaciones por no haber sido capaces de consensuar una hoja de ruta para “obedecer el mandato del 1-O”. Desde el PP se jactan de “haberse enfrentado a los independentistas”, mientras Albert Rivera crítica la “laxitud” del Ejecutivo por no haber impugnado otras decisiones del Parlament, como la del voto delegado del ex president. José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, acusó a Puigdemont de forzar un “cierto caudillismo”, criticando la insistencia del ex president en su “plan personal de restitución”. Finalmente, el líder de los comuns, Xavier Domènech se manifestó en un sentido semejante: “Puigdemont o lo que decida Puigdemont no ayuda a salir de la situación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *