La epidemia, descontrolada en España

La epidemia, descontrolada en España

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que en algunas regiones la epidemia ha entrado en fase de descontrol. Una de ellas es España. Mientras que las autoridades sanitarias explican que el incremento de los contagios de coronavirus se debe a que se están realizando más test, lo cierto es que la cifra de casos positivos aumenta a mayor ritmo que el número de PCR realizadas.

Según los últimos datos del Instituto de Salud Carlos III y Sanidad, la tasa de nuevos contagios se ha situado en el 7,9% en la semana del 7 al 13 de agosto. La OMS dice que, si ese porcentaje está por encima del 5%, la situación epidemiológica entra en fase de descontrol.

Se explica porque un porcentaje bajo en este indicador representa que se está realizando un alto número de pruebas. Es decir, se está anticipando a la transmisión del virus para detener su expansión.

En cambio, un porcentaje alto significa que no existe esa anticipación debido a que los test se hacen principalmente a personas con síntomas. En España sucede eso.

Además, en nuestro país hay diferencias importantes entre las distintas comunidades autónomas. Mientras que en Madrid la tasa de contagio se situó en el 15,5% en el período del que hablamos, en Aragón se situaba en el 12,5% y en Castilla y León en el 12,1%. Son las tres regiones con mayor incidencia.

Andalucía, Baleares, Canarias, Cataluña, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja también están por encima del límite del 5% recomendado por la OMS. Sin embargo, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia y la Comunidad Valenciana se mantienen por debajo es umbral. La mejor parada es Asturias, con un porcentaje del 1,5%.

La epidemia no va bien

Este jueves, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, admitía que “las cosas no van bien”. “Es cierto que no estamos en una situación favorable. Si bien hay una disparidad territorial, todos van para arriba. Aunque a nivel nacional no podemos hablar de que la epidemia está fuera de control, en algunos lugares sí”, apostillaba.

Desde el final del estado de alarma se ha ido incrementando el número de PCR diarias. Actualmente se realizan casi 59.000. Y cada semana se hacen más. Comparado con junio, se realizan más del doble. Entonces los resultados de las pruebas arrojaban solo un 1,1% de casos positivos.

En la semana del 19 al 25 de junio se detectaron casi 2.000 casos. Ahora, haciendo el doble de test por semana no se detecta el doble, sino 20 veces más.

Si comparamos España con el resto de países del entorno, el nuestro es el de mayor número de contagios por cada 100.000 habitantes. Durante esa misma semana de agosto, en Alemania la tasa era del 0,9%, mientras que en Italia se situaba en el 1,4%. Francia alcanzaba el 2%. En toda la Unión Europea, según la Universidad de Oxford, sólo Bulgaria y Rumania, además de España, están por encima del umbral del 5%.

Es cierto que la media diaria del número de pruebas realizadas en ese período en nuestro país es de 130 por cada 100.000 habitantes. Es una cifra ligeramente superior a los 113 de Alemania o los 116 de Francia, y muy por encima de los 42 de Italia.

No se hacen suficientes pruebas ni rastreos

Sin embargo, se queda muy por debajo de los 220 de Reino Unido o las casi 500 pruebas diarias por cada 100.000 habitantes de Dinamarca. Este país es el que tiene la tasa de contagio más baja de la UE: 0,4%.

Según algunos expertos, el número de PCR realizadas no debe atender al tamaño de la población si no al número de contagios. Teniendo en cuenta que en España se da el doble e incluso diez veces más positivos que en esos países, el número de test también debería multiplicarse por dos o por diez.

Estos expertos apuntan a que el problema reside en los estudios de contacto. Son muy limitados, se hacen pocos test y los que se realizan es en personas que muestren síntomas o simplemente se sabe que están infectadas.

Así las cosas, y para controlar la expansión de la epidemia, lo mejor sería que al hacer estudios de contactos de convivientes y no convivientes saliera un porcentaje de positivos de cerca del 5%.

Si la tasa es más alta, esto significa que no se hacen los estudios de contactos de manera más amplia. Y a esto se llega tarde porque en junio la incidencia era muy baja y no se promovió suficientemente el rastreo.

Hay que aumentar las medidas de prevención y control

Por tanto, hay que encontrar un remedio para esto. De acuerdo con las recomendaciones de estos expertos, sería extremadamente importante aumentar las medidas de prevención y control. De este modo, se evitaría un incremento de la incidencia puesto que el virus está muy activo y hay transmisión comunitaria.

Buenos ejemplos, según estos epidemiólogos, son los filtros establecidos, entre otros, en Madrid y Barcelona. Esto tiene importancia porque se están detectando asintomáticos o personas que muestran síntomas. Al controlarlos, se evitan contagios posteriores.

Van más allá. La propia OMS recomienda “invertir en test de aislamiento y estudio de contactos” para que esos controles sean efectivos. Eso se traduce en controlar, también, las cuarentenas y los estudios de los contactos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.