EPA: un millón de empleos menos

EPA: un millón de empleos menos

La crisis sanitaria y el parón en la actividad siguen teniendo sus consecuencias. Así lo refleja la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2020.

Según estos datos, el paro subió en 55.000 personas, un 1,6% más que en el trimestre anterior. A su vez, la ocupación cayó en 1.074.000 puestos de trabajo, es decir un -5,4%. Es el peor porcentaje de la serie histórica, que comienza en 1976.

Hay que reseñar que precisamente estos datos son reflejo del estado de alarma, que abarcó casi todo el periodo abril-junio. Estos tres meses suponen en peor segundo trimestre desde 2012. Entonces, el paro subió en 63.100 personas. Igualmente, la caída de la ocupación, según la EPA, es el mayor de toda la historia desde que hay registros. Esto incluye los de la crisis de 2008.

El número total de parados registrados en la oficinas de empleo al terminar junio asciende hasta los 3.368.000. Es la mayor cifra desde el segundo trimestre de 2018. En el sexto mes del año el número de ocupados cayó hasta los 18.607.200, la menor cifra desde el primer trimestre de 2017.

En consecuencia, la tasa de paro se eleva hasta el 15,33%, nueve décimas más, representando el porcentaje mayor desde el primer trimestre de 2018. La EPA subraya que los datos del periodo de abril a junio siguen reflejando la situación generada por la epidemia de coronavirus.

Para la EPA, los afectados por ERTEs siguen siendo ocupados

El Instituto Nacional de Estadística (INE) matiza que este millón de empleos perdidos en el segundo trimestre no incluye a los afectados por los ERTEs. A ojos de la EPA son ocupados, de acuerdo con su metodología.

Sin embargo, sí se reflejan la suspensión o reducción de jornada de los trabajadores afectados por los ERTEs. Asimismo, otros tipos de ausencias al trabajo. Así, las horas efectivas de trabajo han retrocedido un 22,5% comparado con el primer trimestre.

Esto es así porque más de 4,7 millones de ocupados no trabajaron en la semana precedente a la encuesta, algo nunca visto antes. Esto explica que el número de ocupados que trabajó efectivamente en ese periodo fue de 13.901.000 personas. Se trata de algo más de un tercio de la población mayor de 16 años.

Asimismo, del aumento del paro en 55.000 personas de este segundo trimestre, no todos de los que perdieron el empleo pasaron a considerarse parados. El INE detalla que una parte pasaron a ser considerados inactivos.

De ahí que se haya producido ese abultado incremento de los inactivos, con 1.062.800 más. De este modo, la cifra total de personas inactivas al terminar junio asciende a 17.588.700, la mayor desde 1976.

El confinamiento y el cierre de empresas impidieron que 1.628.500 personas buscaran trabajo a pesar de tener la disposición para trabajar. El INE aclara que “por ello, no han podido cumplir todas las condiciones que la definición OIT exige para ser clasificado como parado y han quedado clasificados como inactivos”.

Ya en términos desestacionalizados, la ocupación cayó, trimestralmente, un 6,7%. Mientras, el paro se incrementó en algo más de un 6%, algo no visto desde principios de 2009.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.