“En un lugar del Paseo de la Castellana: de Antonio Cánovas del Castillo a Mariano Rajoy Brey. 1887/2019” (y IV), por José Francisco Arribas Álvarez.

José F. Arribas Álvarez.

PARTE TERCERA.
ACTO CUARTO. PRESENCIA POR PROFESIÓN. MARIANO RAJOY BREY.VOCACIÓN DE SERVICIO PÚBLICO.
Mucho antes de la aparición en nuestro escenario de nuestro cuarto y último protagonista, don Mariano, el tercero, don Luis, pudo contemplar desde su vivienda cómo todos los edificios desde la sede de Prensa Española (ABC) hasta la calle General Oraá, esto es el barrio de la ladera y la huerta de Cánovas desaparecen sin dejar rastro.

En la finca de la huerta de Cánovas, se produjo la demolición del palacio, ocupando la propiedad, dos edificios hoy emblemáticos: la embajada de Estados Unidos de América y la sede del bufete Pérez Llorca (número 50 de Castellana). El primero es de 1954 y tiene la entrada por Serrano, como la vivienda de Cánovas y de estilo rompedor en su momento. El segundo es de 1988 (la obra dura 15 años), es diseño de los arquitectos Rafael de la Hoz y Gerardo Olivares, y por levantarse en un solar inclinado, sus autores buscan una solución tanto tecnológica y estética digna de ser contemplada.

En el barrio de la ladera son derribados sus 12 hoteles y se reordena la parcela en un plan de 1972, con el objeto de sustituir dichos edificios anticuados -aunque solo tenían un siglo-, de escasa categoría y de difícil aprovechamiento, por modernas construcciones de uso no residencial y por un viaducto que una las calles Juan Bravo con el paseo de Eduardo Dato (antes del Cisne). El resultado de este proyecto es el que se encontró nuestro cuarto presidente cuando accedió al escenario en 2018. Aclarar que el primer edificio, está fuera de proyecto y se ubica en Serrano 63, medianero con el de ABC y es anterior (1947).

La parte de “la ladera”, entre el viaducto y la embajada de Estados Unidos de América, la forman en la fachada a Serrano edificios (números 65 al 73) funcionales y bellos, ocupados en su totalidad por empresas o la administración y construidos entre finales de la década de los 70 y 90 del pasado siglo. Han sido renovados en los últimos años, y forman un conjunto homogéneo con los del lado del paseo de la Castellana (números 40 al 46), que son también de los mismos años y actualmente se está renovando el del número 44.

De este conjunto de 9 edificios, destacaría los ubicados en los números 44 y 46 de Castellana. El primero por su técnica constructiva, que con su columna central permite grandes plantas diáfanas y por el uso a gran escala de acero inoxidable por primera vez en España. El segundo es de una indudable belleza y en mi opinión con el del número 50 son los dos platos fuertes de la zona. De los años 70, combina en su fachada el granito rosa, aluminio anodizado, cristal color bronce y tubos de las conducciones del aire de climatización. Este edificio, tiene una panta baja porticada, que da paso de servidumbre al numerado con el 44 posterior, que cierra este conjunto del barrio de la ladera y es un edificio de solo tres alturas que contiene el aparcamiento común a todos los edificios, siendo la salida del aparcamiento la antigua parte final de la calle de Martínez de la Rosa.

Por este paso de servidumbre accedió don Mariano, nuestro protagonista, por primera vez a su nuevo lugar de trabajo que se ubica en los 5.500 metros cuadrados del edificio del 44 posterior, que ocupa el Registro Mercantil de Madrid, inquilino desde 1993 del mismo.

El viaducto es de 1971 y lleva el nombre de un famoso registrador de la propiedad y por tanto compañero de profesión de nuestro último protagonista, Enrique de la Mata Gorostizaga, que gana su fama como político y por ello, en su honor al viaducto se le nombra como él. Bajo este viaducto y, al aire libre, se ubica un museo de escultura contemporánea en una escalonada zona peatonal, que lleva años deleitando tanto a visitantes como viandantes.

Y finalmente, en el lado de Castellana, entre el viaducto y el edificio de ABC, números 36 y 38, en 1975, se construye el edificio medianero con el de ABC.

Mariano Rajoy Brey, obtuvo por concurso su plaza en dicho Registro, tomando posesión de la misma en octubre de 2018. El escenario que ha conocido es radicalmente diferente del de los dos primeros protagonistas, mientras el tercero comenzaba a entrever el cambio de atrezo cuando ocurrió su trágico final a manos de unos terroristas.

Mariano Rajoy Brey (1955/…) es pues, un funcionario que obtuvo por oposición el cargo de registrador y un político que fue el el sexto presidente del Gobierno de la actual monarquía constitucional del Reino de España desde el 21 de diciembre de 2011 hasta el 2 de junio de 2018, es decir de nuestros cuatros protagonistas quien ejerció el poder de presidente el período más compacto de tiempo.

Nacido en Santiago de Compostela en el seno de una familia de juristas, es licenciado en Derecho, por la Universidad de su ciudad, y un servidor de lo público nato. Aunque anecdótico, es de reseñar que ha sido, el registrador más joven de España hasta la fecha, y ocupa puesto en el escalafón del cuerpo, desde 1978.

Como cargos en su otra actividad profesional, la política, los ocupa ininterrumpidamente desde 1981, que obtuvo por elección su escaño en el Parlamento de Galicia y desde entonces ha ocupado numerosos cargos, tanto en la Comunidad Autónoma de Galicia como en la Administración Central del Estado, donde en 1996 obtuvo su primera cartera ministerial, lo que ocurrió en cinco ocasiones, además de la vicepresidencia del Gobierno, en dos.

Su primer nombramiento de ministro, lo fue en Administraciones Públicas -destacando la aprobación de la LOFAGE (Ley 6/1997, de 14 de abril). En 1999, fue nombrado ministro de Educación y Cultura y en 2000 es nombrado vicepresidente primero y ministro de la Presidencia, que cambia en 2001, por ser ministro de Interior y como responsable de este ministerio, logra numerosos éxitos en la lucha contra la organización terrorista ETA. En 2002 asume las carteras de Portavoz del Gobierno y, de nuevo, la del Ministerio de la Presidencia. Como portavoz tuvo que afrontar las dos mayores polémicas del segundo Gobierno de Aznar: el desastre ecológico causado por el vertido del petrolero Prestige y el apoyo de Aznar al presidente estadounidense George W. Bush durante la guerra e invasión de Irak en 2003.

​En las elecciones generales, del 20 de noviembre de 2011 para el Parlamento de la X Legislatura, el Partido Popular resultó vencedor al recibir más de 10,7 millones de votos (44,62 %) y lograr una mayoría absoluta de 186 escaños. Con ese resultado, superó en número de escaños y de votos a la mayoría absoluta del Partido Popular en las elecciones de 2000, con Aznar como candidato. Con estos resultados, el 20 de diciembre de 2011 fue investido Presidente del Gobierno por primera vez, teniendo su gobierno, que liderar con dos enormes desafíos: la crisis económica y el independentismo del Gobierno de Cataluña, trasgrediendo la ley para cumplir sus objetivos. Importante señalar también, la abdicación del rey Juan Carlos I el 2 de junio de 2014, sucediéndole su hijo, que reinará como Felipe VI. A lo largo de 2014 se confirmó que la economía española había salido de la recesión iniciada a finales de 2011, pero el problema catalán continuaba, como venía ocurriendo en mayor o menor intensidad en los últimos 150 años.

En las elecciones de 2015, vuelve a resultar vencedor su partido, si bien al no poderse consolidar una mayoría suficiente, ejerce como Presidente en funciones, hasta que el 26 de junio de 2016, vuelven a celebrarse elecciones, que vuelve ganar por lo que vuelve a ser Presidente del Gobierno, hasta que en 2018, abandona el cargo y la política para reintegrarse a su puesto de funcionario, como registrador. Resaltar que el problema independentista de Cataluña, continúa y el incumplimiento de la ley y la declaración unilateral de la independencia por parte del gobierno de dicha Comunidad Autónoma, obliga a que sea suspendida la Autonomía de Cataluña, una vez aprobada la aplicación del artículo 155 de la Constitución por una abrumadora mayoría en las Cortes. Finalmente el apoyo a una moción de censura por parte de los diputados independentistas logra conformar una mayoría suficiente que le obliga a abandonar el cargo, pero le permite formar parte de nuestro escenario como cuarto protagonista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *