En Hong Kong ya piden revolución

En Hong Kong ya piden revolución

Las protestas siguen en aumento, ahora al grito de “revolución”, en Hong Kong, donde ayer miles de personas se concentraron en una gigantesca manifestación contra el Gobierno de Carrie Lam, informa Europa Press.

Desde que en junio el Ejecutivo hongkonés intentara aprobar una ley que permitía la extradición de condenados y sospechosos a la China continental, vienen sucediéndose movilizaciones en contra de esta norma y ahora aumentan su tono y los ciudadanos reclaman más democracia y la dimisión de la jefa del Gobierno.

En 2014, se produjo a la llamada Revolución de los Paraguas y algunos barrios hoy vuelven a vivir los violentos enfrentamientos que entonces hubo. Es el caso de Mong Kong, donde se han concentrado miles de personas vestidas de negro. La mayoría son jóvenes, aunque también hay familias y personas mayores.

Un joven universitario de 20 años, Ivan, puesta su preocupación porque “la Policía acusa métodos violentos contra los manifestantes porque el camino que sigue la marcha es un poco estrecho y, si queremos salir, podría ser difícil escapar de la policía”.

Los manifestantes quieren “sacar la cara por Hong Kong”, ante una “ley diabólica”, considerada por muchos como una cesión de soberanía a las autoridades chinas y el final de la actual convivencia política. Así lo explicaba Yau, que acudió a la movilización junto a su familia, entre ellos una hija de once años.

Otro punto caliente de la ciudad, pero en sentido inverso, es Victoria Park, donde miles de personas se han congregado vestidas de blanco para respaldar las actuaciones de la Policía, enarbolando banderas de Hong Kong y de China.

El diputado Junios Ho, afín al régimen chino, proclamaba ante los manifestantes: “Somos el verdadero pueblo de Hong Kong”. “No necesitamos la denominada ‘revolución HK’, sólo hacerlo lo mejor posible, que ya es bastante”, añadía.

Entretanto, Sylvia Lam, una mujer de 61 años, hacía un llamamiento a los jóvenes a “pararse y pensar” de modo que no se conviertan en “herramientas políticas”. Los violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías de los últimos meses la hacen sentir “muy incómoda”, ha dicho.

La tensión en la ciudad es muy elevada y las movilizaciones van a continuar. Tal es así que ya hay prevista una nueva manifestación para hoy una huelga para mañana.

El trámite para aprobar la ley de extradición quedó suspendido después de las primeras manifestaciones, pero Lam no la ha retirado del registro en la Asamblea Legislativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.