La Embajadora de Marruecos amenaza a España: “Hay actos que tienen sus consecuencias”

La Embajadora de Marruecos amenaza a España: “Hay actos que tienen sus consecuencias”

Graves amenazas de la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, tras ser convocada de urgencia por Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores.

En la mañana de ayer, tras la avalancha de migrantes a quienes los guardias fronterizos marroquíes permitieron el paso de la frontera de Marruecos con Ceuta, Benyaich acudió al requerimiento de la ministra.

Antes de entrar, la embajadora de Marruecos señaló a Europa Press que hay “actitudes que no se pueden aceptar”. Asimismo, que en las relaciones entre países hay actos que tienen consecuencias “y se tienen que asumir”.

Hacía una velada referencia al hecho de que España prestó atención médica a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, por “razones humanitarias”.

En opinión de Benyaich, las relaciones entre vecinos y amigos se deben basar en “la mutua confianza, que se tiene que trabajar y nutrir”. No hizo mención en ningún momento a que su rey, Mohamed VI, fue interceptado en aguas territoriales ceutíes sin permiso.

Además, destacó la “inusual” rapidez con la que González Laya la ha convocado. No descarta que su Gobierno la llame a consultas en las próximas horas.

La embajadora de Marruecos amenaza; el Gobierno español concilia

La clara amenaza de la embajadora de Marruecos dista mucho del tono conciliador del Ejecutivo español. En todo momento, los miembros del Gabinete consultados han evitado responsabilizar al régimen alauí de la situación provocada.

El propio Pedro Sánchez, en una declaración institucional, apeló a la cooperación para resolver la actual crisis. Ello implica el respeto, también, de las fronteras. “Es la base sobre la que se construye la vecindad entre países amigos”, reclamó.

El caso es que la tensión en la relaciones diplomáticas entre España y Marruecos van in crecendo.

No sólo contribuyó a ello el asunto de Ghali, sino que tampoco mejoraron la situación las palabras de Pablo Iglesias, entonces vicepresidente del Gobierno, reclamando ya un referéndum de autodeterminación del Sáhara Occidental. Aunque así deba ser.

Menos aún que Saadeddine El Othmani, primer ministro marroquí, declarara en diciembre que Ceuta y Melilla “son marroquíes como el Sáhara”.

Entonces, la embajadora de Marruecos tuvo que acudir, también, a la convocatoria del Ministerio de Asuntos Exteriores español para que diera explicaciones.

Marruecos insiste en utilizar el asunto del control de las fronteras como zafia moneda de cambio. No hay que olvidar que cuando Mohamed VI fue interceptado, su respuesta fue dejar pasar a 1.500 migrantes hacia España. Eso sí, consiguió que el Gobierno español restara importancia a su ‘despiste’ en aguas de Ceuta.

Con todo, el régimen alauí mantiene el pulso a España y deja pasar a miles de migrantes a sabiendas de que casi inmediatamente seguirá la devolución de la mayoría. Una clara utilización de las esperanzas de todos aquellos que buscan mejorar su vida en Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.