El Senado de Estados Unidos acusa a Bin Salmán del asesinato de Khashoggi

El Senado de Estados Unidos acusa a Bin Salmán del asesinato de Khashoggi

El presidente estadounidense sigue respaldando la versión de Riad.
En una resolución aprobada por el Senado de Estados Unidos este jueves, se hace responsable a Mohamed bin Salmán, MBS, príncipe heredero de Arabia Saudí, del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el interior del consulado de este país en Estambul, Turquía. Se pide al Gobierno wahabí que “garantice una adecuada rendición de cuentas de todos los responsables” del crimen.

La resolución fue presentada por Bob Corker, senador republicano, y en caso de ser aprobada por la Cámara de Representantes se presentará al presidente Donald Trump, que, hasta la fecha, se ha posicionado del lado de la versión de Riad. “Es el líder de Arabia Saudí. Ha sido un muy buen aliado”, comentó el dirigente estadounidense, que, en cambio, no ha querido añadir más acerca de la posible complicidad en el asesinato del periodista. Hace unas semanas, tan solo mencionó que “podría ser perfectamente” que MBS tuviera conocimiento del plan para cometer el crimen.

Después de que durante semanas las autoridades del Reino del Desierto negaran la muerte del periodista y posteriormente cualquier implicación en el asesinato, finalmente tuvieron que reconocer que se trató de un crimen que, incluso, estuvo planeado. Así, la Fiscalía General de Arabia Saudí avanzó que pediría la pena de muerte para cinco de los once sospechosos, confirmando que Khashoggi fue asesinado con una inyección letal después de que fracasaran las “negociaciones” para que volviera a Arabia Saudí.

Jamal Khashoggi era un periodista crítico con el régimen saudí, en especial con el príncipe heredero. Había editado varios diarios y vivía autoexiliado en Estados Unidos. Llegó a entrevistar al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. Escribió varias columnas de opinión haciendo crítica sobre las políticas saudíes hacia Qatar y Canadá y por la intervención de su país en la guerra de Yemen, así como la represión contra activistas y medios de comunicación en Arabia Saudí.

Poco después de que se aprobara la resolución condenatoria a Bin Salmán, el Senado también autorizó otra resolución para que Trump retire su apoyo militar a la coalición internacional liderada por el régimen wahabí en la guerra en Yemen.

Tan sólo unas horas antes, António Guterres, secretario general de la ONU, anunció que las partes enfrentadas en este conflicto habían aceptado un alto el fuego en la ciudad portuaria de Hodeida y que está quedaba bajo el control de fuerzas locales. De este modo, la ayuda humanitaria y las importaciones podrían llegar a la población. Bajo control de los rebeldes huthis, el Gobierno yemení y la coalición liderada por Arabia Saudí estaban lanzando una importante ofensiva sobre este puerto, la principal vía de entrada para las organizaciones humanitarias.

“Estamos viviendo el principio del fin de una de las mayores tragedias del siglo XXI, el conflicto de Yemen, la peor situación humanitaria a la que nos enfrentamos”, ha llegado a decir Guterres. Sin embargo, admite, “este es solo el principio de un proceso en el que hay una voluntad clara de un fin que resulte en la paz en Yemen y el futuro que los yemeníes se merecen”, pero “aún queda mucho camino por recorrer”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.