El ‘Sea-Watch 3’ entra en aguas italianas y emite una señal de emergencia

El ‘Sea-Watch 3’ entra en aguas italianas y emite una señal de emergencia

Ante la “situación desesperada” y sin otras opciones, el buque de rescate Sea-Watch 3 de la ONG alemana entró en aguas territoriales italianas y lanzó una señal de emergencia. Lleva a bordo a 42 migrantes desde hace catorce días mientras el Gobierno de Italia se negaba a abrirle sus puertos.

“Entramos en aguas italianas ya que no hay otras opciones para garantizar la seguridad de los dos huéspedes, cuyos derechos básicos están siendo violados durante suficiente tiempo”, señaló Johannes Bayer, presidente de la organización humanitaria, quien ha lamentado que “ninguna institución europea está dispuesta a asumir la responsabilidad y defender la dignidad humana en la frontera europea en el mediterráneo”.

“Por eso, -dijo-hemos tenido que asumir nosotros la responsabilidad”. Sostuvo en un comunicado que “la garantía de Derechos Humanos no debe ser condicional a un pasaporte o a cualquier negociación de la UE, tiene que ser indivisible”. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos había rechazado este martes obligar a Italia a aceptar la llegada del buque de rescate.

El Sea-Watch 3 rescató el pasado 12 de junio a 53 migrantes y refugiados que viajaban en una embarcación hinchable en aguas internacionales cerca de Libia, rechazando trasladarlos a un puerto o de este país norteafricano. Esa era la propuesta de Italia, pero la organización entendía que no era un país seguro para estas personas y comenzó la singladura hacia aguas italianas.

El Gobierno de Italia autorizó la evacuación de once de las personas a bordo, entre ellas mujeres y niños. La embarcación alemana que permaneció durante dos semanas en la cercanía de las aguas territoriales italianas.

Haidi Sadik, mediadora cultural del navío, destacó que entre los migrantes había “personas que han experimentado los horrores de Libia, que han sido duramente torturadas, pero incluso aunque no fuera el caso, cualquier persona rescatada en el mar, por ley, tiene que ser llevada a un lugar seguro”.

“Tienen necesidades y derechos básicos”, reiteró, añadiendo que “una operación de rescate no termina hasta que todas y cada una de las personas rescatadas tienen los pies en tierra”.

De las 42 personas a bordo del buque, tres son menores no acompañados, el más pequeño de tan solo 12 años, y hasta el mediodía de ayer el barco estaba frente al “puerto seguro más cercano al lugar del rescate”, en Lampedusa. 36 de los migrantes habían solicitado que el Tribunal de Estrasburgo interviniera, pero este entendió que “no hay razones excepcionalmente graves y urgentes que justifiquen la aplicación de medidas urgentes” para obligar a Italia a aceptarlos.

Por el contrario, Bayer opina que la decisión de Estrasburgo representa “la capitulación incondicional del tribunal a la política anti inmigración ultraderechista en Europa y si ha cuestionado que “si esta situación, incluida la detención ilegal indefinida en nuestro barco y la privación de las necesidades más básicas no es una violación de los Derechos Humanos de nuestros huéspedes, entonces ¿qué lo es?”.

Ante este escenario, asegura que no se puede “esperar hasta que todos y cada uno de ellos se conviertan en una emergencia médica con el tiempo” para que sean evacuados.

Mientras, Matteo Salvini, ministro del Interior italiano, continúa en su línea de desprecio hacia cualquier vida que no sea la suya y llegó a afirmar que no iba a permitir la entrada del Sea-Watch 3 así como que no le preocupaba que tuvieran que mantenerse frente las cosas italianas “hasta Navidad o Año Nuevo”, digno de todo un gran dirigente europeo.

Y entre tanto, la Comisión Europea, carente de una política común migratoria, dice estar tratando de resolver la situación, poniéndose en contacto con varios países de la Unión Europea. “Estamos en contacto con varios estados miembro de cara a encontrar una solución en materia de relocalización”, una vez que los migrantes hayan desembarcado, ha manifestado Natasha Bertaud, portavoz de Inmigración del Ejecutivo comunitario.

1 thought on “El ‘Sea-Watch 3’ entra en aguas italianas y emite una señal de emergencia”

  1. Yo no sé si tiene razón el señor Salvini en no dejar desembarcar a los pasajeros de este y de tantos otros a los que tampoco ha permitido desembarcar, aun sin entenderla respeto su negativa. Pero lo que no respeto ni comparto,es que seres humanos tengan que estar encerrados en un barco cuando vienen huyendo de guerras, hambrunas, enfermedades, etc lo mínimo que debería hacer era mandar al barco comida, mantas ropas, médicos y medicinas, ayuda humanitaria. ¿Este hombre no respeta la vida de las personas? Desgraciadamente hay mucha necesidad de ayuda humanitaria, algunos colaboramos hasta donde podemos con alguna ONG, pero no es suficiente. La triste realidad de la historia es que este mundo está perdiendo su humanidad, su empatía y su corazón para las personas que viven en él.
    También hacen perder la dignidad y el derecho a la vida de los demás. ¿ no tienen conciencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *