El sarampión se extiende por Estados Unidos

El sarampión se extiende por Estados Unidos

El virus del sarampión podría quitarse de la lista de enfermedades erradicadas en Estados Unidos si continúa durante el verano el brote registrado en Nueva York. Desde que comenzara 2019 se han dado 971 casos de esta enfermedad en el país norteamericano. Se trata de la cifra más alta en los últimos 27 años. En 1992 se registraron 963 casos en todo el año, informa en un comunicado el Centro de Control de Enfermedades estadounidense, CDC.

Éste ha vuelto hacer un llamamiento a las familias para que vacunen inmediatamente a sus hijos, después de asegurar que la inmunización no provoca autismo.

“El sarampión es una enfermedad prevenible y para acabar con ella hay que asegurarse de que todos los niños y todos los adultos se vacunen”, ha dicho Robert Redfield, director del Centro. “Una vez más quiero garantizar a los padres que las vacunas no provocan autismo y que el peligro más grande de toda esta situación es la enfermedad misma que previenen estas vacunas”, insistió.

Según ha confirmado el CDC, se han registrado brotes en 27 estados. En algunos casos de carácter sostenido. Uno de ellos el de Nueva York, donde lleva activo los últimos ocho meses. De hecho, si continúa la situación durante el verano, el Centro obligaría a las autoridades sanitarias estadounidenses a hacer desaparecer el sarampión de la lista de enfermedades erradicadas.

Este mal fue erradicado en Estados Unidos en el año 2000, lo que “supuso una tarea de envergadura monumental”, señala Redfield. En 1966 comenzó la campaña y el esfuerzo para culminar la erradicación de esta enfermedad. Al año, entre tres y cuatro millones de personas sufrían el sarampión, con casi 50.000 personas hospitalizadas y entre 400 y 500 muertos anuales.

Al extender la vacuna, “conseguimos acabar con el sarampión por dos motivos. Primero, al alcanzar la plena disponibilidad de una vacuna segura y eficaz. Segundo, por la consolidación de una sólida infraestructura sanitaria, capaz de detectar y contener el sarampión”, explicó el director del Centro. Por ello, insiste, por enésima vez, en que las familias deben vacunarse para proteger “tanto la salud de sus hijos como de las comunidades en las que viven”.

Además, insta a los progenitores que tengan dudas a que “consulten con sus pediatras porque son ellos los que conocen a los pequeños, conocen a la comunidad, y solo quieren que los padres entiendan mejor cómo funcionan las vacunas, porque cualquier preocupación causada por la falta de información o por las mentiras puede desembocar en que los padres acaben decidiendo que sus hijos no van a vacunarse”.

El comunicado del CDC termina diciendo que “todos los padres quieren que sus hijos crezcan con salud. Tenemos que trabajar todos juntos para asegurarnos de que la información que reciben es creíble, exacta y ajustada a la realidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.