“El riesgo de desaparición de uno de los yacimientos más importantes de España”, por Pascual Jiménez.

Pascual Jiménez.

El Yacimiento de “El Pelicano” es un yacimiento único en la Comunidad de Madrid. Se trata de una enorme necrópolis romana que abarca diferentes etapas aunque destaca su fase bajo imperial (ss IV – V d. C).

La importancia de este yacimiento radica en diferentes mausoleos romanos en torno a los cuales se enterraron diferentes generaciones de habitantes. En ese sentido, la necrópolis excavada cuenta con 112 inhumaciones que rodean un mausoleo extraordinariamente peculiar.

El edificio funerario tiene una planta cuadrada, en cuyo interior se colocaron dos sarcófagos de plomo como enterramientos, que presentan una clara simbología cristiana primitiva, a juzgar por los crismones encontrados.

Uno de los sarcófagos contenía el esqueleto de un adulto que presenta evidencias de haber sido apaleado y que, posiblemente, murió a consecuencia de de una infección (septicemia) posterior al trauma de la rotura de sus huesos; el otro sarcófago alberga el 70% del esqueleto de un individuo adolescente, en cuyo interior se encontró un crismón de oro. La existencia de un canal o abertura que comunicaba el edificio funerario con el interior del sarcófago del adolescente, nos permite hipotetizar que este esqueleto pudo haber sido honrado con libaciones de aceite y/o vino durante varios siglos.

En torno a este edificio se fueron enterrando, durante al menos un siglo, un elevado número de individuos, algunos de ellos con ajuares relevantes, aunque la mayoría de las tumbas tienen ausencia de los mismos.

Los técnicos consideran que el yacimiento no está agotado y apenas hay excavado un 30% del mismo, según estimaciones basadas en estudios previos y posteriores hallazgos casuales, que han sido puestos en conocimiento de las autoridades.  Según los datos de los que disponemos, aún a) una parte importante de la zona de necrópolis, situada a ambos márgenes  de la carretera M-413, b) cerca del 70% de un edificio (¿religioso?) atravesado por dicha  calzada, y c) un complejo de edificios situados al suroeste del yacimiento principal, localizados en terrenos pertenecientes a la Empresa Pública Nuevo Arpegio, que bien podrían tratarse de una villa romana de grandes dimensiones, relacionada tanto con la necrópolis como con el edificio religioso.

Este yacimiento tiene todas las características de otros mejor estudiados en Europa y que representan paradigmas para el estudio de la transformaciones de todo tipo de culminan con el final del Imperio Romano. Eso, sin eludir la importancia y singularidad hispana de los restos hallados. Un ejemplo son los huesos del adolescente encontrado en un pequeño sarcófago de plomo y que siguen las pautas de los antiguos traslados rituales de reliquias. Por tanto, estaríamos ante un hallazgo único en la Península, donde no se han excavado centros de veneración de reliquias. Y desde luego es excepcional en Madrid y en la Meseta, donde el primer Cristianismo es muy mal conocido hasta el momento presente.

Esta necrópolis es equiparable en importancia científica a la recientemente descubierta en Marsella, donde también han aparecidos esqueletos en sarcófagos de plomo venerados como reliquias y honrados con santos óleos a través de un sistema (eso sí, más sofisticado) de canalización.

Son muchos años los que dicho yacimiento se encuentra en un absoluto estado de abandono, nuestra preocupación aumenta dado que dicha parcela ya se vendió para fines comerciales y mucho nos tememos que eso significa la desaparición precisamente de un yacimiento tan valioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.