El Rey a Sánchez: “Ha sido rápido, simple y sin dolor. El dolor viene después”

El Rey a Sánchez: “Ha sido rápido, simple y sin dolor. El dolor viene después”

“Ha sido rápido, simple y sin dolor. El dolor viene después” es lo que el rey Felipe VI ha respondido a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, después de prometer su cargo y bromear diciéndole al Monarca: “Ocho meses para diez segundos”, en referencia a la brevedad del acto comparado con el tiempo que se ha tardado hasta superar la investidura.

“Prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno, con lealtad al Rey; y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros” fue la fórmula que siguió Sánchez.

Lo hizo ante una Constitución abierta por el artículo 99, sin símbolos religiosos, como hiciera tras ganar la moción de censura que desalojó de La Moncloa a Mariano Rajoy en junio de 2018. Sánchez es el primero en prometer su cargo sin tener delante Biblia ni crucifijo.

Cuando Felipe VI llegó a la Jefatura del Estado, la Casa Real cambió el protocolo, permitiendo que los altos cargos prometiesen o jurasen sin la presencia de símbolos religiosos, de acuerdo a la libertad religiosa consagrada en la Carta Magna.

Tras el breve acto, el ya presidente del Gobierno comentó al Rey, en igual tono de broma: “Le hemos dado muchas preocupaciones”. Meritxell Batet y Pilar Llop, las presidentes del Congreso y del Senado, respectivamente, se unieron al corrillo informal.

También lo hicieron Dolores Delgado, ministra de Justicia, y Carlos Lesmes y Juan José González Rivas, presidentes del Tribunal Supremo y del Constitucional, respectivamente. Todos ellos asistieron al acto de promesa del cargo.

Desde las siete de la mañana de ayer, el Boletín Oficial del Estado publicaba el decreto de nombramiento de Sánchez como jefe del Ejecutivo de España, firmado por el Felipe VI.

Antes, el presidente del Gobierno superaba la segunda votación de investidura y obtenía la confianza de la Cámara Baja por mayoría simple. Necesitó los 167 votos a favor y las 18 abstenciones que aseguraban quedar por encima de los 165 votos en contra.

Han sido ocho meses de un Ejecutivo en funciones y se han celebrado dos elecciones generales en ese periodo. Tras la investidura, Felipe VI recibió a Batet, quien le comunicó los resultados de la votación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.