El PSOE teme que la descomposición de Podemos en La Rioja pueda repetirse en otros lugares y afectar a un acuerdo de gobierno

El PSOE teme que la descomposición de Podemos en La Rioja pueda repetirse en otros lugares y afectar a un acuerdo de gobierno

La descomposición de Podemos en La Rioja podría repetirse en otros territorios y terminar afectando a un acuerdo de gobierno. En esta región han aparecido varias facciones enfrentadas entre sí y hablando todas ellas en nombre del partido, mientras Pablo Iglesias no se manifiesta acerca de lo que allí sucede.

La mayoría progresista conseguida in extremis en La Rioja ha permitido que la socialista Concha Andreu acabe con 24 años consecutivos de la derecha en los sucesivos gobiernos regionales. Sin embargo, la formación morada está inmersa en una verdadera guerra interna que haría peligrar al Gobierno y al Parlamento.

Varias razones están detrás del desmembramiento de Podemos en La Rioja. La formación afrontó todas las citas electorales de este año con mucha debilidad, con un Germán Cantabrana, ex portavoz en el Parlamento, fuera de la política tras ser despedido por Kiko Garrido, secretario general de la formación, y denunciando al partido.

Cantabrana ganó las denuncias interpuestas y los morados, controlados por una gestora gobernada por el propio secretario general. “ Kiko Garrido ha propuesto una gestora, con Kiko Garrido en la gestora, que ha designado a unos candidatos, entre los que está Kiko Garrido, y Kiko Garrido como gestor y candidato ha ido a Madrid y ha dicho, por favor, firmadme este documento”, resumía el ex portavoz la situación.

A ello se une que desde la dirección central de Podemos se suspenden las primarias en La Rioja y se designa a Raquel Romero, número cuatro en la lista de Garrido en el proceso interno, como candidata. Romero residía en Berlín y estaba desconectado de la política local. La lista final quedó configurada con la candidata como número uno, Henar Moreno, de IU, como número dos, y Garrido como número tres.

Los resultados fueron catastróficos y sólo quedó Romero como la única diputada regional electa por la formación morada.

Así las cosas, los artífices del acuerdo logrado en Castilla-La Mancha con Emiliano García Page se ofrecieron para ir a negociar en Valencia, Aragón, Navarra, Euskadi y La Rioja, convirtiéndose en la sombra de Romero en los últimos meses y logrando que la única representante de Podemos en la región esté en el gobierno de Concha Andreu.

En ese contexto, y ante la agresividad negociadora del grupo venido desde Castilla-La Mancha abocó a la ruptura con IU, que, con un escaño en el Parlamento regional, renunciaba a estar en el Ejecutivo y centrarse en un acuerdo programático con el PSOE, logrando también una plaza en la Mesa de la asamblea, ocupada por Moreno. “Podemos decide no apostar por lo programático y, en definitiva, mira única y exclusivamente a los puestos”, se lamentaba la portavoz de IU.

A partir de ahí, los hechos se precipitan, y se calman, para volverse a precipitar. Se produce la investidura fallida, se retoma los contactos y finalmente hay acuerdo en el que los socialistas ofrecen áreas poco potentes, pero con rango de Consejería. Garrido pretende colocar en el puesto a Nazareth Martín, su pareja, y empiezan alzarse las voces de “nepotismo”. Comienza el distanciamiento.

La oficialidad morada insiste en Martín, mientras Romero se rebela. Su entorno empieza a atacar a la procandidata al puesto. Llega el momento de la investidura, el acuerdo con los socialistas está firmado, la militancia lo ha aprobado y ya no se pueden echar atrás, con Garrido, número dos como director general.

La propia Romero se acercó a Andreu, recién elegida y le pide personalmente que la nombre consejera. Comienza la guerra sucia contra la pareja del secretario general que renuncia, aunque oficialmente lo hace por motivos personales. A última hora, nueva maniobra de Garrido que pretende colocar a Amalia Revuelta, de su confianza. Fracasa.

El PSOE decide entonces, tras mucho meditarlo, confiar a Romero porque, para bien o para mal, ella es la diputada y tiene el voto que permite la “estabilidad”. La gestora responde que sólo tienen validez los comunicados enviados desde las direcciones oficiales de correo.

Después de darse a conocer la composición del Gobierno, con Romero en él, Podemos de La Rioja anunciaba la ruptura del pacto con los socialistas y con IU, a quienes acusa de “traición” y amenazan con consecuencias en ayuntamientos donde hay acuerdos.

Por el otro lado del partido aseguran que los mensajes de la gestora carecen de valor y eficacia política. Incluso, un concejal en Logroño de Equo dice que mantendrá los pactos y que no atiende a lo dicho por la oficialidad de Podemos.

Aunque los estatutos de la formación morada prohíben expresamente ejercer un cargo en un gobierno y a su vez hacerlo como diputado, el legal. Y eso es lo que Romero ha dicho que hará. Operativamente es inviable e ineficaz porque un grupo parlamentario con un solo diputado exige su presencia en todos los debates.

La cuestión está en que cuando estos lleguen y Podemos quiera preguntar a la Consejera, sería ella misma quien formulara la pregunta y se respondiera a sí misma. Pero Romero no puede renunciar a su acta porque la sustituiría Garrido. Encaje de bolillos.

En el seno del partido oficial hay quienes claman por expulsar a la diputada, pero hay verdaderas dudas acerca de que puedan hacerlo. A ello se une que no sería la primera vez que un miembro expulsado, como sucede en otras formaciones, retenga su acta.

Así las cosas, la idea es que la Consejera consiga mantenerse en el Gobierno unos meses hasta que se encuentre a alguien con el perfil adecuado para suplirla y su facción tome el control de la formación.

Resulta incierto el futuro en La Rioja y sobre Podemos se ciernen oscuros nubarrones. La coalición con IU está destrozada, aunque todos coinciden en que el peor escenario sería unas nuevas elecciones en las que peligraría la débil mayoría de izquierdas. ¿Y qué ocurrirá si hay comicios en noviembre? ¿Es posible un candidato de consenso en un partido con una brecha insalvable?

La oficialidad ha enviado una carta a la militancia con durísimas crítica a Romero, a la que consideran expulsada. “Nuestro asiento en el Parlamento hoy se queda vacío”, dicen. A ello agregan que han recibido “chantajes, amenazas y mentiras en forma de dossier, cuyo contenido está lleno de propósitos hostiles y de calumnias sin contrastar. Ha existido en este tiempo mucha cloaca, mucha fontanería y muy poca responsabilidad”. Se refieren a la delegación manchega.

Para terminar, alertan a la presidente riojana de que no se puede fiar de Romero y sus asesores y sector, anunciando, finalmente, su dimisión la puesta en manos de Madrid del partido en La Rioja.

1 thought on “El PSOE teme que la descomposición de Podemos en La Rioja pueda repetirse en otros lugares y afectar a un acuerdo de gobierno”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.