El PP vasco, al borde de la desaparición

El PP vasco, al borde de la desaparición

El descalabro electoral del PP vasco en las elecciones del 28A –no consiguieron ni un solo diputado- podría estar detrás de la práctica extinción de los populares en Euskadi. Pero no, no es tan sencillo. Detrás, en realidad, hay un enfrentamiento abierto con Génova y la radicalización de Pablo Casado, el líder nacional.

La dirección del PP vasco está llena de sorayistas y su intención es un giro estratégico hacia el centro que conduzca a tener “voz propia” en la comunidad, desmarcándose ideológicamente del liderazgo de Casado, que hoy clausurará la convención de los populares vascos en Vitoria.

La formación está transformándose poco a poco pese a la resistencia de nombres como Alfonso Alonso, Iñaki Oyarzábal o Borja Sémper que tratan de hacer justo lo contrario que lo que pretende la dirección nacional en Euskadi. Tratan de alejarse de la estrategia frontal contra todo el nacionalismo, una herencia recibida de Jaime Mayor Oreja y María San Gil de los tiempos de José María Aznar.

La actual dirección regional cree que las cosas han cambiado y quieren dar una imagen más amable, aunque no renuncien a los principios básicos del partido. Con esa “voz propia” quieren acercarse a los ciudadanos y a los nacionalistas moderados. Esto supone una cierta ruptura con el radicalismo cada vez más implantado en la formación conservadora, con la tutela y defensa de Cayetana Álvarez de Toledo.

Pretende llegar a acuerdos con el PNV y ser, a su vez, su “alternativa”. A su juicio, muchos de sus votantes se fueron a la formación jeltzale y quieren recuperarlos. Pero para ello, debe cambiar el tono y la estrategia, con autonomía respecto a Génova.

Con todo, la cosa no pinta bien. Los reproches por la debacle electoral son mutuos. Los populares vascos culpan a la “radicalización” del líder nacional del desastre, mientras que desde el poder central responsabilizan de ello al propio PP vasco. Para eludir el definitivo hundimiento, los dirigentes en Euskadi creen que solo con “voz propia” podrán rearmarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.