El PIB crece a su menor ritmo desde 2015

El PIB crece a su menor ritmo desde 2015

De acuerdo con los datos ofrecidos por la Contabilidad Nacional del Instituto Nacional de Estadística (INE), el PIB español creció un 0,4% en el segundo trimestre de 2019, lo que supone el menor ritmo de crecimiento desde hace tres años. En el trimestre anterior subió una décima más que ahora y el avance de julio también era una décima superior.

En tasa interanual, el PIB aumentó un 2% entre abril y junio, dos décimas menos que en de enero a marzo y dos décimas menos que el objetivo del Gobierno para 2019. Recientemente, el INE revisó a la baja en su mayoría las series del PIB.

El estancamiento del consumo de los hogares y la reducción del ritmo de crecimiento del gasto público están detrás del menor incremento del consumo que ha llevado a la desaceleración trimestral del crecimiento del PIB.

El gasto en los hogares retrocedió dos décimas respecto al trimestre anterior, avanzando sólo un 0,1% en el segundo trimestre. El gasto público también cayó del 0,5% al 0,4%. Sin embargo, el consumo de las instituciones sin ánimo de lucro aumentó hasta el 0,7%, cuando entre enero y marzo se situaba en el -0,3%.

También cayó la inversión –formación bruta de capital fijo-, un 0,2%, mientras que en el trimestre precedente había crecido un 1,4%. En vivienda, la inversión se frenó, hasta situarse en el 0,5%.

Por su lado, la inversión en maquinaria, bienes de equipo y sistemas de armamento regresó a porcentajes negativos, retrocediendo un 1,7%, frente al aumento del 3,4% de entre enero y marzo.

Las exportaciones avanzaron en el segundo trimestre hasta el 1,7%, más de un punto porcentual. Las importaciones, por su parte, crecieron ocho décimas, hasta el 0,9%.

A pesar de este menor incremento del PIB, el crecimiento interanual de la economía española encadena, con éste, 23 trimestres consecutivos en tasas positivas.

En términos interanuales, el PIB a precios corrientes se incrementó en un 3,9%, lo que supone cinco décimas más que en el trimestre previo. En consecuencia, el deflactor de la economía subió un 1,8%, seis décimas por encima al porcentaje de entre enero y marzo.

Respecto al empleo, si se mide en términos equivalentes a tiempo completo, descendió dos décimas el crecimiento interanual, hasta situarse en el 2,5%. Esto representa crear en un año 446.000 puestos de trabajo.

Dentro de este aspecto, los empleos asalariados crecieron un 2,7% interanual en el segundo trimestre, cuatro décimas menos que en el trimestre precedente. La productividad, midiendo puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, bajó un 0,5% y la productividad por hora efectivamente trabajada aumentó un 0,7%.

Así, los salarios pasan a subir un 5,2%, desde el 5% anterior, lo que supone el mayor incremento desde 2008. Esto se debe a la evolución del número de asalariados y del incremento de cinco décimas de la remuneración media por trabajador asalariado, pasando del 1,9% al 2,4%.

De este modo, el coste laboral por unidad de producto creció hasta el 2,8%, un punto por encima de la variación del deflactor implícito de la economía del 1,8%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.