El oligopolio de Internet

Dos especialistas proponen una nueva Red.
Hoy día, tres conglomerados concentran las tres cuartas partes del flujo de información en internet, ha señalado el tecnológico emprendedor indio Kartikeya Sharma, y hay que esforzarse que cuando comenzó la red está representa para la libertad misma: “Se ha convertido en su propio enemigo, una amenaza activa que comienza a apagar la luz de expresión que se suponía que apoyaba ante nada”. Con él coincide el programador André Staltz en un análisis publicado en su blog: “La web comenzó a morir en 2014 de esta manera”, y afirma que lo que ha cambiado en los últimos años es la cuota de mercado del tráfico en la web, en especial las redes sociales como Facebook y las compañías asociadas. Así, Google y Facebook influyen directamente sobre más del 70% del tráfico de Internet y mediante sus sitios y servicios originales, así como, WhatsApp, YouTube e Instagram, entre otros, han pasado de participar en la mitad del mercado en 2014 a casi las tres cuartas partes hoy día. Amazon es el tercero en discordia, señala Staltz.
Sharma propone en su artículo ¿Por qué el mundo necesita una nueva Internet? que “pronto tendremos que buscar alternativas para establecer un control de una rejilla base de existencia primigenia fue en la comunicación entre pares”. En él, Sharma cita el caso de Yahoo, que era el orgullo de Internet 1999, cuando, al querer expandirse en China, el gobierno de aquel país “le exigió a Yahoo que expurgara la información que pudiera ser perniciosa para la imagen del Partido Comunista” y la tecnológica firmó el documento Jura Pública de Autodisciplina. “Yahoo se comprometió a ponerle un bozal a los sitios que fueran perturbadores para los usuarios. En 2005 se presentó un caso, cuando el periodista chino Shi Tao envío un email antinacional a un sitio democrático en los Estados Unidos, y su nombre de usuario en Yahoo reveló su identidad. Fue condenado a 10 años de prisión, pero salió en libertad en 2013”. Yahoo ya no existe como tal.






Staltz explica que “luego de 2014 comenzamos a perder los beneficios de la diversidad económica y de infraestructura de Internet. Es difícil competir con los servicios en la nube de Amazon y Google, que alojan una cantidad enorme de sitios para otros negocios. Cualquier sitio que aspire a tener un tráfico significativo depende del tráfico de búsqueda y social”.
Especialmente sensible para la libertad, es el dominio qué Google y Facebook tienen sobre los sitios de noticias, según Staltz. “La propiedad de las webs más populares que no pertenecen a GOOG o a FB (por sus siglas en la bolsa) suelen ser de la prensa. Por ejemplo, en los Estados Unidos hay seis sitios de medios entre los 10 sitios principales”. En estos países las cifras son semejantes, y el problema es que el tráfico de los medios pasa también por los filtros buscadores y sociales. “En 2017, los medios dependen tanto de Google como de Facebook para la visita de sus páginas, ya que es la mayoría de su tráfico”.
A pesar del pesimismo de Sharma, que cree que “Internet ya no está descentralizada”, Staltz piensa que hay esperanzas: “Internet durará más que la red. El dominio creciente de conglomerados como Google, Facebook y Amazon forzará a crear una infraestructura optimizada solo para el tráfico de esas pocas empresas”, dando lugar al comienzo de una nueva red.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.