“El número de mujeres maltratadas y asesinadas es insoportable”

Micaela Navarro Garzón.

Entrevista a Micaela Navarro Garzón (Vicepresidenta segunda de Congreso de los Diputados)
Por Mari Ángeles Solís.
El día 25 de noviembre se conmemora el Día Contra la Violencia de Género. Una fecha que todos desearíamos que no tuviese lugar en el calendario por el hecho de haber conseguido lograr erradicar esta lacra que ha marcado, por desgracia, a la sociedad.

Sin embargo, hay una fecha que marca un antes y un después en la lucha contra la violencia de género. El día 25 de junio de 2004, se tramitó el proyecto de la Ley Integral, con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Ese proyecto recibió el apoyo de todas las formaciones políticas, tanto en el Congreso como en el Senado.

Por lo tanto, el 22 de diciembre de 2004, se aprueba definitivamente la Ley Integral Contra la Violencia de Género (Ley Integral 1/2004).

Hoy, en Diario Progresista, entrevistamos, en exclusiva, a Micaela Navarro Garzón. Actualmente, vicepresidenta segunda del Congreso de los Diputados y diputada en las Cortes Generales por Jaén. También ha sido senadora, diputada del Parlamento de Andalucía, Consejera de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía y concejala del Ayuntamiento de Andújar. Sin duda, una mujer comprometida, luchadora y con una enriquecedora trayectoria política.

Antes de entrar de lleno en hablar de la ley integral… ¿Cómo fueron tus comienzos, Micaela? ¿Qué te hizo volcarte de lleno en los temas de igualdad?
Creo que nunca tenemos conciencia clara de cuándo empezamos a darnos cuenta de que lo que tú vives como normal, no lo es. Yo tengo que reconocer que he sentido más la discriminación y la desigualdad por mi origen social, económico y haber nacido y crecido en el campo, que como mujer. Ser mujer se añadía, pero no era la causa principal.

Recuerdo haberte oído contar una anécdota acerca de los comentarios que surgían cuando tú volvías a casa, cansada de estar todo el día trabajando, y, al ver a una mujer sola volviendo a casa tan tarde… ¿podrías contarnos esa anécdota?
Sí. Muchas veces, cuando una mujer volvía tarde, la pregunta era: ¿De dónde vendrá? y las responsabilidades siguientes e inherentes a tu condición de mujer y que ¡parece que solo sean tuyas! -Pobres niños, los tienes abandonados-. Como si los hijos no tuvieran padre y además con la misma obligación de cuidarlos que su madre. Yo siempre digo que los hombres tienen familia, las mujeres tenemos vida familiar, que es lo que hace difícil nuestra plena incorporación al ámbito público.

Y al hilo de esa anécdota… ¿crees que la educación tiene un valor determinante en la lucha contra la violencia de género? ¿La educación de hace varias décadas marcó a la sociedad de forma negativa?
La educación tiene un valor fundamental en la vida de las personas. Es el principal factor de igualdad entre todas las personas y por supuesto también entre mujeres y hombres, pero la responsabilidad de educar en igualdad, en valores, no es exclusiva del ámbito educativo, el papel de las familias es fundamental.

Ya con la ley integral sobre la mesa, una ley en la que tú tuviste mucho que ver… ¿Cómo recuerdas los momentos de redacción del proyecto?
Han pasado veinte años desde que se inició ese proceso, porque, aunque la Ley se aprobó en 2004, fue la primera ley que aprobó el Gobierno Socialista de Zapatero. Su recorrido venía de largo y no exenta de dificultades. Recuerdo que la primera persona que se empeñó en defenderla fue Carmen Olmedo, que era Directora del Instituto Andaluz de la Mujer, organizaciones de mujeres feministas y la plataforma que montaron ellas y mujeres artistas. Ana María Pérez del Campo también fue importante en ese proceso. En septiembre de 2003 yo defendí en el Congreso una Proposición de Ley, que no era otra que la que en 2004 se convirtió en ley, pero en 2003, con un gobierno de mayoría absoluta del PP, la rechazaron.

¿Cuál fue la principal finalidad para poneros manos a la obra y sacar a la luz ese proyecto, que por suerte se convirtió en Ley, en un Gobierno socialista del que tú formabas parte?
La principal finalidad era evitar la dispersión de medidas y hacer más fácil y más ágil la respuesta y protección a las mujeres. Recuerdo una reunión con el catedrático Víctor Moreno Catena en la que le dije: “Yo sé lo que quiero, pero no sé cómo se hace”, y él y otras muchas personas expertas en distintas materias, le dieron cuerpo a aquél primer borrador de la Ley Integral contra la Violencia de Género.

¿Qué nuevos organismos se crean para hacer frente a la violencia de género?
Se ponen en marcha muchas medidas nuevas, se consigue un consenso en el apoyo a la ley que antes de 2004 no tenía, porque entre otras cosas, se trataba del compromiso fundamental del Gobierno Socialista de dotar de presupuesto al desarrollo de la ley.

¿Cuáles son las medidas que se ponen en marcha para proteger a las víctimas y que antes no existían?
Más que el número, que era importante, era el compromiso de dotación económica, la coordinación entre las mismas, ya fueran medidas penales, civiles, educativas, sociales, laborales, etc. Se crearon juzgados específicos, fiscalías especiales, formación a los agentes policiales, sanitarios y jurídicos y se produjo un efecto pedagógico que también tienen las leyes, aunque el efecto pedagógico y de cambio cultural y social es mucho más lento.

Desde que la Ley se aprobó… ¿se ha avanzado en la lucha contra la violencia de género?
A veces tenemos la tentación de decir que el avance no ha sido tal, porque el número de mujeres maltratadas y asesinadas es insoportable. Creo que en estos momentos no hay más violencia que había en aquel momento, la diferencia es que ahora la conocemos, la mayoría de la sociedad la rechaza, aunque eso no sea suficiente para acabar con esa barbarie, muchas mujeres pagan con su propia vida su derecho a la libertad.

DP: ¿Consideras que se deberían incluir nuevos preceptos en esa ley para hacerla más efectiva en el momento actual?
Considero que se tienen que hacer como se está haciendo, una evaluación de las medidas, un Pacto de Estado contra la Violencia como el que se acaba de aprobar, que sobre todo contraiga el compromiso de que, gobierne quien gobierne, el presupuesto para implementar la Ley y las políticas de igualdad, son intocables.

¿Cómo ves la situación a día de hoy?
Mientras sigan siendo asesinadas de manera cobarde y deleznable, mujeres que no han hecho otra cosa en su vida que intentar proteger a sus hijos, que a veces los hijos en común son los que hacen que ellas no puedan empezar una nueva vida libre de violencia, lejos del agresor, aunque se cometa una injusticia, y es que es el único delito donde es la víctima la que sigue huyendo. Mientras no consigamos una sociedad libre de violencia para las mujeres a manos de la persona con la que algún día tuvieron una relación, no podemos bajar la guardia.

1 thought on ““El número de mujeres maltratadas y asesinadas es insoportable””

  1. El maltrato a las mujeres, es herencia del régimen dictatorial que hemos tenido, es la cultura de aquella época en la que las mujeres no tenían ninguna clase de derechos, debían ser sumisas y obedientes al marido, y el marido tenía todo el derecho de propinarles una paliza si les respondían. Las autoridades hacían la vista gorda, y las mujeres maltratadas no tenían derecho a denunciar. Herencia de la época dictatorial que, todavía, desafortunadamente, existe el machismo y el maltrato a las mujeres, pero en Democracia las mujeres pueden denunciar, algo que durante la dictadura no podían hacer, ya que las autoridades daban la razón al hombre. Esas intolerables actitudes de los hombres siguen desarrollándose, y siguen maltratando a las mujeres. Tendrán que pasar muchas décadas para que el maltrato a las mujeres desaparezca, es la cultura que muchos hombres han heredado del pasado dictatorial de este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *