El independentismo excluye en la Diada a más de la mitad de los catalanes

El independentismo excluye en la Diada a más de la mitad de los catalanes

Fue un homenaje a los líderes independentistas encarcelados o huidos.
Lejos de representar la Fiesta Nacional de Cataluña, el independentismo convirtió la Diada de ayer en un homenaje a los separatistas encarcelados por supuestos delitos de rebelion y malversacion y a los huidos para eludir a la Justicia.

La celebración del 11 de septiembre se transformó, así, en una reivindicación conjunta por la libertad de los políticos en prisión y prófugos, excluyendo de esta jornada festiva a más de la mitad de los catalanes, como han lamentado los partidos constitucionalistas.

Elsa Artadi, portavoz del Govern, pidió al Gobierno de Pedro Sánchez una solución política a un reto político y dijo que la manifestación de ayer por la tarde evidenciaba que “al menos dos millones” de catalanes están determinados “a ejercer el derecho a la autodeterminación”. En toda Cataluña viven más de 7 millones y medio de personas.

Por su parte, Roger Torrent, presidente del Parlament, afirmó, desde la realidad paralela en la que se ha establecido, que, a pesar de las críticas del constitucionalismo, el 11 de septiembre es “la fiesta de todos” y que gran parte de los catalanes aprovecharon para decir que “quieren libertad y que no se recorten los derechos y las libertades fundamentales”.

Por otro lado, Sergi Sabrià, portavoz de ERC, recordó a Oriol Junqueras y Marta Rovira, pero que “este país no desfallece”. “Tenemos que ser más, no pararemos hasta llegar al objetivo de que los catalanes puedan construir una república y culminar la independencia”.

Por su lado, Jessica Albiach, portavoz de Catalunya en Comú, con motivo de la Diada pidió tres cosas: “Un referéndum pactado y vinculante, que el presidente Pedro Sánchez retire los recursos contra leyes sociales aprobadas con consenso en el Parlament y, al president de la Generalitat, Quim Torra, que comience a hacer políticas sociales”. Todo ello además de pedir la libertad de los políticos en prisión preventiva.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, lucía un lazo amarillo en la solapa de su americana durante la ofrenda floral en el monumento de Rafael Casanova. “Tengo muchas discrepancias políticas con los independentistas, pero defiendo los derechos y las libertades de nuestros adversarios”, argumentó.

Camil Ros, secretario general de UGT en Cataluña, señaló que el encarcelamiento de los políticos independentistas es “una de las grandes dificultades” para “una solución política” a la cuestión catalana.

En la misma línea se ha manifestado Javier Pacheco, secretario general de CCOO en la región, que ha calificado de “injusta y desproporcionada” la prisión de los dirigentes secesionistas.

Miquel Iceta, líder del PSC, ha abogado por el diálogo y que, a pesar de que haya políticos en prisión, “nada ha de impedirlo” con el Gobierno de Sánchez.

1 thought on “El independentismo excluye en la Diada a más de la mitad de los catalanes”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.