El hundimiento de las ‘startups’ en Wall Street

El hundimiento de las ‘startups’ en Wall Street

¿Qué ocurre con las startups cuando llegan a la Bolsa? Prometen cuando nacen estas pequeñas compañías emergentes sobre una base tecnológica innovadora. Pero, cuando crecen y bajan al parqué, tienden a caer en picado.

La última ha sido Peloton en Wall Street, que se dejó un 11% en su debut, el tercero peor de estas empresas en la Bolsa neoyorquina desde 2008. Las que más cayeron fueron SmileDirectClub en 2012 y ADT en 2018. A Peloton le sigue Uber.

Mientras Slack cede un 40% desde enero de este año, Lyft no anda mejor y WeWork encuentra problemas para acometer su Oferta Pública de Venta de acciones.

Según Kathleen Smith, de Renaissance Capital, “los inversores están aceptando las pérdidas en estas salidas a bolsas y marchándose a lugares seguros como ‘large-caps’ o el Tesoro estadounidense”. “Le va a costar sobrevivir como una empresa cotizada”, dicen desde ZeroHedge.

La cuestión es que, por ejemplo, Peloton vive de sus clientes y esto genera incertidumbre en los inversores, que tienen que creerse el relato de que la startup funcionará, económicamente hablando. De acuerdo con la opinión de Jim Cramer, experto de la CNBC, “está demasiado cara para ser simplemente una empresa que vende bicis”. Aconseja que se espere a que baje hasta 4 dólares el precio por acción.

A su juicio, “a no ser que los bancos de inversión empiecen a sacar a bolsa este tipo de empresas con precios más bajos, los inversores institucionales les seguirán respondiendo con el mismo escepticismo que en el debut de Peloton convirtiéndose así en la regla y no en la excepción”.

Jill Woodworth, directora financiera de Peloton, admite que esperaban un mejor debut. En cambio, asegura, “hemos llegado para quedarnos y seguimos buscando capital para alimentar nuestro negocio”.

Parece que es norma que las stratups muerdan el polvo en sus debuts en Wall Street. Uber lo hizo el 10 de mayo, con un valor por título de 45 dólares y una valoración global de 82.000 millones de dólares. Por ahora acumula una caída-debacle del 24%. Lyft bajó al parqué poco antes, el 29 de marzo, y sus desplomes son a veces de más del 46%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.