El Gobierno recupera la universalidad de la sanidad pública al desligar la asistencia a la condición de asegurado

El Gobierno recupera la universalidad de la sanidad pública al desligar la asistencia a la condición de asegurado

“Una sociedad justa no deja a nadie atrás”.
Carmen Montón, ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha informado de la aprobación del Real Decreto, a propuesta suya, por la que se devuelve la universalidad al Sistema Nacional de Salud, SNS, al “desligar” la asistencia sanitaria a la condición de estar asegurado, como establecía el Real Decreto 16/2012.
Así, pasan a ser titulares del derecho a recibir asistencia sanitaria los inmigrantes en situación administrativa irregular y todas las personas nacionalizadas en España, extranjeros residentes y pensionistas que residen en otros países, así como los trabajadores transfronterizos. Se establece la necesidad de un informe previo favorable de los servicios sociales competentes de las comunidades para aquellas personas extranjeras que no hayan superado el periodo de estancia temporal, 90 días, referido en la Ley 4/2000 sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social.

Deben cumplirse varios requisitos
No obstante, deberán cumplirse una serie de criterios. Uno de ellos es la obligación de acreditar la cobertura de la prestación sanitaria por otra vía, de acuerdo con lo dispuesto en el Derecho de la Unión Europea, los convenios bilaterales y demás normas aplicables. Igualmente, no poder exportar el derecho de cobertura sanitaria desde su país de origen o procedencia así como no existir un tercero obligado al pago. Estos requisitos se establecen con el fin de evitar casos de “abuso” y el turismo sanitario.
Asimismo, el Ministerio de Sanidad asegura que está asistencia sanitaria a estos colectivos no conlleva un derecho de cobertura fuera de territorio español financiada con cargo a los fondos públicos. Las comunidades autónomas establecerán el procedimiento para la solicitud y expedición del documento correspondiente que acredite a las personas extranjeras para que puedan recibir la prestación asistencial.

“Una norma que armoniza y da cohesión al SNS”
En palabras de Montón, “una sociedad justa no deja a nadie atrás. Hoy se recupera la universalidad en el derecho a la salud gracias a una norma que armoniza y da cohesión al Sistema Nacional de Salud y que, además, genera igualdad”.
Se han tenido en consideración los informes y opiniones vertidas por organismos internacionales como la Comisión Europea, el Consejo de Europa o la Organización Mundial de la Salud para desarrollar la ley. También se ha tenido en cuenta la información que han aportado las comunidades autónomas, el Defensor del Pueblo, sociedades científicas o la sociedad civil en diferentes reuniones mantenidas en las últimas semanas.

“Mejora de la salud individual y colectiva”
“Lo esencial de esta norma, y lo que justifica la urgencia de abordar la universalidad de la atención sanitaria”, señaló la ministra en rueda de prensa, “es por la mejora de la salud individual de las personas excluidas y de la salud colectiva de toda la población. Una sociedad justa no deja a nadie atrás”, insistió. Así, se termina con la “inseguridad jurídica” que afecta a personas que necesitan atención sanitaria y a los profesionales que la prestan, además de a las administraciones que en su día las aprobaron.
La aplicación de esta ley no implica un coste mayor para las arcas públicas, asegura Montón, además de que la atención normalizada en atención primaria permitirá un mejor control de las enfermedades y de la salud pública, evitando “descompensaciones” en enfermedades que podrían provocar atenciones urgentes y hospitalizaciones. “Hace seis semanas, el Consejo de Ministros anunció un proceso de diálogo para devolver la universalidad al Sistema Nacional de Salud y hoy ya es un hecho”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *