El gestor del rey emérito reconoce que no pagaba impuestos

Arturo Fasana, gestor de la cuenta del rey Juan Carlos I, en su declaración ante Yves Bertossa, fiscal de Ginebra, ha admitido la inexistencia de “documento oficial”. Hacía referencia a la acreditación de que lo ingresado a la Fundación Lucum por parte de Arabia Saudí era un “regalo” de Abdalá bin Abdulaziz al-Saúd, rey de Arabia Saudí. Tal y como ha recogido El Diario.

Fasana, además, señaló que hasta donde él conocía, Juan Carlos I no ha declarado los fondos de la Fundación en Hacienda ni a las autoridades españolas: “Que yo sepa, no. Se lo tendría que preguntar a él”.

Por su parte, directivos del banco Mirabaud, en su declaración ante el fiscal Bertossa, han trasladado que, en 2012, la entidad urgió a cancelar la cuenta de la Fundación. El motivo era el escándalo surgido por el viaje de caza del Juan Carlos I con Corinna Larsen a Botsuana.

Los directivos han admitido, ante Bertossa, que no realizaron ningún tipo de comprobación acerca del motivo de la donación de 65 millones a Juan Carlos I. Respecto al motivo de la donación, Yves Mirabaud, expresidente del banco, reconoce que confiaban en Arturo Fasana, gestor de los fondos. Habiendo argumentado éste, que desconocía las costumbres de los países árabes.

Bertossa informó a Manuel García-Castellón, juez en una comisión rogatoria internacional que la cuenta fue cerrada “por la nueva legislación fiscal suiza”. En aquel momento, Juan Carlos I “firmó una orden de transferir el saldo de la cuenta de Lucum a Corinna Larsen a nombre de la sociedad Solare Investors Corporation en el banco Gonet y Cie en Nassau (Bahamas)”.

En los estatutos y en el acta se recoge que el primer beneficiario de la cuenta de la Fundación es Juan Carlos I. Se creó para recibir “una donación de 64.884.405 euros efectuada por el rey de Arabia Saudí en favor del Rey de España”. La firma del Rey Emérito aparece al final del documento. Un día antes de la renuncia de Felipe VI a la herencia de su padre, fue conocido que el actual monarca era el segundo beneficiario de la Fundación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.