El fracaso de Turull pone en evidencia la división en el independentismo

El fracaso de Turull pone en evidencia la división en el independentismo

El procés ha terminado y la CUP se va a la oposición.
Los cuatro diputados de la formación anticapitalista se abstuvieron en la votación para que Turull fuera investido president, por lo que el candidato no obtuvo la mayoría absoluta necesaria en primera vuelta. De este modo cumplen con la decisión tomada hace semanas de abstenerse ante cualquier candidato, excepto Puigdemont, si no habría sobre la mesa un programa republicano. Carles Riera, portavoz de la CUP, da por terminado el “ciclo del procés y las alianzas” construidas con JxCat y Esquerra republicana: “Vamos a pasar humildemente a la oposición con nuestros diputados. Pero no nos pidan ser cómplices de una política autonomista”, avisando a sus ex aliados que no les pidan unidad por la unidad “en abstracto”. “Ya hemos hecho demasiadas hojas de ruta y estructuras de Estado sobre el papel”, rechazando la idea de alcanzar la república desde la autonomía. “La gente del 1 de octubre no se merece tanta marcha atrás”.
El debate de investidura ha durado más de cinco horas. La candidatura de Turull obtuvo 64 votos a favor, JxCat y ERC, cuatro abstenciones, las de la CUP, y 65 en contra, Ciudadanos, PSC, Catalunya en Comú-Podem y el PPC. La segunda votación es una incógnita, ya que hoy Turull debe comparecer ante el Tribunal Supremo, que podría dictar prisión preventiva para él. La segunda votación debería celebrarse 48 horas después de la de ayer. De este modo, también se activa el reloj de la investidura, por lo que en dos meses se debe encontrar a otro candidato e investirle presidente, y, de no ser así, convocar elecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.