El feminismo se manifiesta en la calle contra el «pacto de la vergüenza»

El feminismo se manifiesta en la calle contra el "pacto de la vergüenza"

La movilización fue respaldada por dirigentes del PSOE y de Adelante Andalucía.
Bajo la consigna “ni un paso atrás” en los derechos conquistados, el feminismo se manifestó ayer frente al Parlamento andaluz en protesta por el “pacto de la vergüenza” del PP y Vox. En el interior, el debate de investidura de Juanma Moreno.

Alrededor de 3000 personas, según la policía nacional, se concentraron a las puertas de la de la Cámara regional poniendo en el centro de las protestas a la formación de ultraderecha, aunque también se criticó a los populares y a Ciudadanos. Numerosos manifestantes llegaron a Sevilla en autobuses fletados por el PSOE en distintos puntos de Andalucía.

Socialistas y Adelante Andalucía respaldaron la concentración y al frente de ella se pusieron cargos públicos y orgánicos, como Mario Jiménez, portavoz parlamentario socialista, Antonio Ramírez de Arellano, Rosa Aguilar, Miguel Ángel Vázquez, Sonia Gayá o Felipe López, todos ellos consejeros en funciones. Juan Cornejo, número dos del PSOE andaluz, también estuvo presente, a la vez que Carmen Calvo, vicepresidente del gobierno, manifestaba que la movilización era un ejercicio de “libertad de expresión”.

También Diego Cañamero, diputado de Podemos, se presentó en la cabecera en representación de Adelante Andalucía. Pp, ciudadanos y Vox criticaron la movilización argumentando que no era el día para hacerlo. Los primeros la tildaron de “escrache”, mientras que Francisco Serrano, líder andaluz de Vox, la calificó de “kale borroka”, a lo que Teresa Rodríguez, dirigente de la confluencia de Podemos en Andalucía, le dijo que “se lave la boca” para hablar del movimiento feminista.

El acento de las ocho provincias andaluzas se hizo sentir con numerosas consignas, la principal de ellas: “Ni un paso atrás en igualdad y diversidad. Nuestros derechos no se negocian”. Además de los partidos de izquierda, sindicatos y organizaciones de distinta índole, como el movimiento LGTBI, apoyaban las protestas.

“Bonilla escucha, seguimos en la lucha” o “Fuera fascistas de nuestro Parlamento” fueron otras de las consignas que se coreaban, además de leerse en pancartas lemas como “Saquen sus doctrinas de nuestras vaginas”, “Nuestros derechos no se negocian” o “Igualdad. Ni menos ni más”. También el himno de Andalucía compartió protagonismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.