El fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba sume en la tristeza a todos los socialistas

El fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba sume en la tristeza a todos los socialistas

El hombre que durante ocho años luchó y venció al terrorismo de ETA, acaba de irse, en silencio… sin ruido, como hacen las personas inteligentes.
Alfredo Pérez Rubalcaba, ex vicepresidente del Gobierno, falleció ayer viernes 10 de mayo, a los 67 años de edad, en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, Madrid. Tres días antes, había sufrido un infarto cerebral.

Pasadas las seis de la tarde del jueves 8 de mayo, después de tener un desvanecimiento, un equipo del SUMMA le atendió en primer lugar en su domicilio y, posteriormente, lo trasladó al hospital. A las 19:15 horas del miércoles de producía su ingreso en el hospital con “síntomas compatibles con un infarto cerebral” y se le aplicó el “el protocolo diagnóstico y terapéutico habitual para ictus”. Desgraciadamente, el político socialista no ha podido superar el ictus, falleciendo el viernes sobre las 15 horas.

Ayer fue instalada su capilla ardiente en el Congreso de los Diputados desde las 20:30 horas. El Gobierno, por su parte, ha decretado luto oficial hasta la medianoche del sábado al domingo.

En el año 1993, Rubalcaba empezó a formar parte de la Cámara Baja, siendo diputado o miembro del Gobierno en todas las legislaturas. Fue ministro de Educación y Ciencia (entre 1992 y 1993), ministro de la Presidencia (de 1993 a 1996), portavoz del Grupo Parlamentario Socialista (de marzo de 2004 a abril de 2006), vicepresidente primero del Gobierno y portavoz (en 2011) y ministro del Interior (entre 2006 y 2011).

Durante su etapa de ministro del Interior, se puso fin a los años de atentados de la banda terrorista ETA, logró desarticular varias cúpulas mediante operaciones policiales, sin dejar a la organización terrorista tiempo para recuperarse.

También siendo titular del Ministerio, se produjeron importantes detenciones de los jefes militares de ETA, como: Mikel Garikoitz Aspiazu Txeroki (2008), Aitzol Iriondo (2008), Jurdan Martitegi (2009), Ibon Gogeascoetxea (2010) y Mikel Carrera (2010).

En otoño de 2011, ETA declaró un alto el fuego. Todo el trabajo realizado en el ministerio que encabezaba Pérez Rubalcaba consiguió poner fin a tantos años de terrorismo en España. Algo que este país tendrá que agradecer siempre al ex ministro de Interior, ya que fue artífice de la derrota del terror.

Desde febrero de 2012, estuvo al frente de la Secretaría General del Partido Socialista, hasta el 26 de mayo de 2014 que anunciara su dimisión. Asumió ejemplarmente su derrota electoral y convocó un congreso extraordinario para elegir el nuevo líder de los socialistas. Fue siempre un ejemplo para compañeros y adversarios.

En septiembre de 2014, se retiró formalmente de la política, renunciando a su escaño y volviendo a impartir clases en la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense.

Alfredo Pérez Rubalcaba nació en Solares (Cantabria), en 1951. Siendo muy niño, su familia se trasladó a Madrid y vivió en el madrileño barrio de Salamanca. Fue siempre pieza clave, tanto en los Gobiernos de Felipe González como en los de José Luis Rodríguez Zapatero.

Cuando llegó a Madrid procedente de tierras cántabras, estudió en el colegio del Pilar de Madrid. En el año 1974 se producía su ingreso en el PSOE. Colaboró en la Federación Socialista Madrileña, además de en las comisiones de Enseñanza e Investigación tanto del partido como del Grupo Parlamentario Socialista.

Fue profesor titular de Química Orgánica en la Universidad Complutense de Madrid. Trabajó también en la Universidad de Constanza (Alemania) y en la Universidad de Montpellier (Francia).

Tuvo siempre un perfil cercano y negociable, gran comunicador y con actitudes de un gran estadista. Sin duda alguna, nos ha dejado uno de los políticos españoles que mejor ha sabido trasladar la democracia en su actividad política.

El hombre que durante ocho años luchó y venció al terrorismo de ETA, acaba de irse, en silencio… sin ruido, como hacen las personas inteligentes.

Hay socialistas que dan ejemplo, ejemplo de humanidad, compromiso e inteligencia. Así era Alfredo Pérez Rubalcaba.

1 thought on “El fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba sume en la tristeza a todos los socialistas”

  1. No seré yo quien eche borrón o minúscula mancha en la imagen, humanismo, calidez personal, inteligencia o sentido político del compañero socialista Alfredo, todo lo contrario, mi sincero reconocimiento a sus valores como estadista y a su brillante trayectoria parlamentaria, a sus logros ministeriales con el broche de oro al frente del Ministerio del Interior.
    Ahora bien, leer el artículo de Rajoy me produce urticaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *