El déficit público en España, bajo control

El déficit público en España, bajo control

Bajó un 11,4% respecto a 2017 y es la cifra más baja desde 2007.
Según datos ofrecidos en las Cuentas Trimestrales no financieras de los sectores institucionales respecto al cuarto trimestre de 2018 que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística, INE, el déficit de las Administraciones Públicas en su conjunto se cerró en 2018 en 31.805 millones de euros, un 11,4% por debajo de 2017 y la cifra más baja desde 2007. Representa el 2,63% del PIB, cinco décimas menos que el desajuste que se registró el año anterior, del 3,1% del PIB.

Así, el Gobierno consigue cumplir y quedar ligeramente por debajo del objetivo de déficit para el pasado año. Nadia Calviño, ministra de Economía, relajó en verano este objetivo al 2,7% desde el 2,2% que calculaba el Ejecutivo de Rajoy para este año. María Jesús Montero, ministra de Hacienda, ya había avanzado que el déficit público cerraría 2018 por debajo del 2,7% del PIB, en buena parte debido a la evolución de los ingresos en el último cuatrimestre del pasado año, la buena marcha de la economía en la última parte de 2018 y el menor coste de la deuda.

Con la bajada del objetivo de déficit público en 2018, España sale del procedimiento de déficit excesivo, algo importante para nuestro país, puesto que es el único que quedaba bajo este mecanismo de supervisión y, para el Gobierno, representa una muestra de “fortaleza, solvencia y buen trabajo”. Para 2019, la meta de déficit público se fija en el 1,3% del PIB, todo ello a pesar de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez negoció con Bruselas el 1,8% del PIB, pero no logró que saliera adelante por la negativa del PP, el veto en el Senado y la no aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019.

El Gobierno lleva advirtiendo de que, al no aprobarse las Cuentas públicas, el déficit subirá hasta el 2,3% o 2,4% del PIB, un desajuste de alrededor de 13.000 millones de euros que tendrá que afrontar el Gobierno que resulte de las elecciones generales del 28 de abril.

Según los datos publicados por el INE, las Administraciones Públicas incrementaron su renta disponible un 7,2% en 2018, mientras que su gasto en consumo final aumentó un 3,2%. Además, el ahorro del sector fue negativo, -2.944 millones de euros, mientras que en 2017 fue de -10.749 millones. La evolución de la inversión hecha por las Administraciones Públicas y el saldo de transferencias de capital llevaron a que el sector necesitara financiación en 2018 por valor de 31.805 millones de euros, algo más de 4.000 millones menos que en 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *