El debate de los principales candidatos se traslada a RTVE sin Vox

El debate de los principales candidatos se traslada a RTVE sin Vox

La Junta Electoral Central vetó la presencia de Vox en el debate de Atresmedia.
El Comité Electoral del PSOE, después de estudiar las distintas propuestas de debates electorales a cuatro que plantearon en tiempo y forma RTVE y Atresmedia, ha decidido que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, intervenga en el debate del Ente Público, una vez que Santiago Abascal, líder de Vox, no podrá participar en ninguno de ellos por prohibición expresa de la Junta Electoral Central, JEC.

Según han manifestado desde este organismo socialista, ha quedado demostrado que el PSOE y Pedro Sánchez “quieren debatir” y que la ciudadanía tenga oportunidad de conocer las posiciones políticas de los distintos partidos que concurren a las elecciones generales del 28 de abril, por lo que “aceptamos el debate a cinco y hoy aceptamos con naturalidad el debate a cuatro”, señalan. Añaden que para Sánchez “será un honor debatir en RTVE, la televisión pública española de todos a la que su Ejecutivo ha devuelto la independencia y neutralidad”. Además, justifican que el Ente Público “fue el primer grupo en ofrecer un debate a cuatro” y que ha ofrecido señal gratuita a todos los medios que quieran emitirlo, permitiendo, así, una mayor difusión y audiencia.

El PSOE había elegido el debate a cinco en Atresmedia con la participación de Vox porque eso permitiría visibilizar el elemento central de su campaña contra “la derecha de tres siglas”, PP, Ciudadanos y la formación de Abascal. Tras la prohibición de la JEC, marca su preferencia en la televisión pública. Además, el Consejo de Informativos de TVE criticó con dureza que los socialistas, que siempre se han caracterizado por defender el modelo público, prefirieran a Atresmedia en detrimento de ellos.

La JEC ha prohibido la presencia de Vox a instancias de un recurso de ERC, PNV y Coalición Canaria, partidos que si tienen representación parlamentaria, y toma su decisión en base al artículo 66 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, Loreg. En concreto, en el artículo 66.2, que indica que “durante el periodo electoral las emisoras de titularidad privada deberán respetar los principios de pluralismo e igualdad. Asimismo, en dicho período, las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas electorales”.

La Junta Electoral entiende que en el debate previsto del día 23 no se respeta ni la proporcionalidad, ni la neutralidad ni la igualdad, en especial al participar el candidato de Vox, Santiago Abascal, un partido que no tuvo representación parlamentaria en la legislatura anterior.

Con todo, desde Atresmedia se ha emitido un comunicado asegurando que mantiene la propuesta de debate para el 23 de abril, reformulando el formato y pasándolo a un debate a cuatro, siendo invitados los mismos que en el formato anterior: Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. “Atresmedia mantiene su compromiso con la actualidad y su responsabilidad con los espectadores tras la decisión de la Junta Electoral Central que impide la celebración de un debate a cinco propuesto por Atresmedia y que contaba con la aprobación de las cinco formaciones políticas participantes -PSOE, PP, Unidas Podemos, Ciudadanos y Vox-”, reza el comunicado.

Por otro lado, una filtración de una conversación entre Kiko Méndez Monasterio, mano derecha de Abascal, y Manuel Mariscal, vicesecretario de Comunicación de Vox, que ha publicado Onda Cero, revela que “viene bien” al partido la exclusión de Vox del debate electoral del 23 de abril en Atresmedia, aunque las instrucciones internas sean de mostrar un “gran cabreo”. “Cuando nos pregunten por el debate trasladamos nuestro gran cabreo porque íbamos a ganar ese debate. Nada de decir que nos venía bien”.

Esta conversación tuvo lugar poco después de que el líder del partido de ultraderecha escribiera en Twitter: “La Junta Electoral permite a Junqueras, el golpista, hacer debates desde la cárcel. Y el mismo día impide que Vox participe en el debate televisado, porque sabían que íbamos a ganarlo. Ya ni disimulan: primero intentaron la manipulación de nuestro mensaje en los medios… Después nos mandan a la vanguardia encapuchada de los progres, los violentos, a atacar nuestros actos. Y ahora no censuran para que los españoles no pueden escucharnos. No importa. Todas estas cacicadas se van a terminar el 28 de abril. Nada puede acallar a la #EspañaViva”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.