El Corte Inglés le declara la guerra a Amazon

El Corte Inglés le declara la guerra a Amazon

Propone crear una plataforma europea de comercio.
La competencia que ejerce Amazon sobre las cadenas de supermercados en España, que intentan mejorar sus servicios online, también alcanza a El Corte Inglés. Por este motivo, propuso ayer crear una plataforma europea de comercio electrónico para hacer frente a Amazon y a la versión china, Alibaba. Así lo hizo ayer Dimas Gimeno, presidente de los grandes almacenes, durante unas jornadas organizadas por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos, CEDE: “creo que podemos encontrar vías de colaboración para crear una plataforma europea capaz de competir en igualdad de condiciones con los grandes operadores online”, manifestó, y aunque no explico sí ya ha contactado con otras cadenas europeas, propuso impulsar alianzas entre los distribuidores que permitan “encontrar nuevas oportunidades de negocio más allá de nuestras fronteras” y “construir y crecer de forma conjunta”.
Una de las claves del éxito de Amazon o Alibaba es que se puede comprar cualquier producto en y de cualquier parte del mundo y a cualquier hora a través de la web, algo que amenaza a los grandes almacenes como El Corte Inglés en España, Galerías Lafayette en Francia o Harrods en el Reino Unido. Los productos que tradicionalmente se compraban en la tienda física ahora se pueden adquirir en las plataformas online, lo que ha hecho que, incluso, en el sector de la alimentación algunas cadenas, como Dia en España o Monoprix en Francia, hayan comenzado a comercializar sus productos en Amazon.

Crear una única plataforma
De ahí que Gimeno, reconociendo que el modelo de Amazon es “imbatible”, se plantee que, en vez de gastar cantidades ingentes en crear cada uno una plataforma de comercio electrónico “¿por qué no plantear una única?”. Hace unas semanas, el presidente de El Corte Inglés pidió “reglas homogéneas” para poder competir todos en igualdad de condiciones, corrigiéndose las diferencias fiscales entre las grandes cadenas de comercio y las plataformas online. Ayer volvió a hacerlo para que se estandarizan las condiciones, por ejemplo en la restricción de horarios, ya que las plataformas de comercio electrónico no tienen restricción de horario, mientras que las cadenas de grandes almacenes tienen más condicionadas sus tiendas físicas en este sentido además de la cuestión fiscal: “para más agravio”, denunció, “disfrutan de una fiscalidad absolutamente ventajosa”, para luego defender que no se trata de proteccionismo, sino de, al menos, “igualdad fiscal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.