‘El Bigotes’ amenaza a Casado: “Tiene mucha mierda en la mochila”

'El Bigotes' amenaza a Casado: "Tiene mucha mierda en la mochila"

También , que Esteban González Pons “es un mentiroso”.
En su declaración por videoconferencia desde prisión en la comisión de Les Corts Valencianes por la investigación de los contratos de la Generalitat con empresas relacionadas con la trama Taula, Álvaro Pérez, El Bigotes, que fue responsable de Orange Market, aseguró que Pablo Casado, presidente del PP, “todavía tiene mucha mierda en la mochila”, Así, se ha referido también a Esteban González Pons, eurodiputado popular, del que ha dicho que “es uno de esos gusanos que sabe mantenerse en la manzana por los años de los años”.

En ese sentido, dijo: “Que González Pons diga que me echó, miente como un bellaco, porque en plena Gürtel se reunió conmigo para ver si me podía ayudar en un asunto personal, lo que pasa que se reunió a escondidas porque le daba miedo que le vieran conmigo por Valencia; es un mentiroso”. “Demasiada gente en Valencia es testigo de cómo me trataba mal y el respeto que me tenía”, añadió.

Pérez mantuvo que no sabía la causa por la que comparecía puesto que no está imputado ni tiene “nada que ver” con el caso Taula. No obstante, respondió a las preguntas de los Diputados. Así, insistió en afirmar que fue Francisco Camps, expresidente de la Generalitat, quien lo invitó a ir a Valencia, “pese a que hay un nutrido grupo que se empeña en desmentirlo o negarlo, a mí me invita a ir a la Comunidad Valenciana el señor Camps, que en esa época era muy amiguito del alma y me invita a ir a trabajar para el partido”. La cuestión es que “había un problema grave entre Camps y Zaplana y se llevaban muy mal”, aclaró.

Fue precisamente González Pons quien dio a Orange Market el primer acto, mediante un empleado suyo porque Camps se lo pidió. El eurodiputado tenía, indicó El Bigotes, “sus empresas de cabecera y sus amigos y era con los que se entendía” y que lo que le daba a él era por su “súplica y llanto”. Respecto a las empresas de cabecera, “una de ellas era el portaaviones, el submarino soviético, Engloba, que trabajaba para todos ellos” y conseguía 120 concursos al año. “Cualquier empleado con cargo solvente en cualquier consejería sabe que para cualquier tipo de trabajo había que llamar a Engloba; negarlo ahora es absurdo”, insistió.

Luego, Pérez ha hecho un llamamiento al Juzgado para que solicite una conversación mantenida con Julio Monreal, ex director de Levante EMV, porque dicha conversación es “muy aclaratoria” y en 15 minutos “resume muy bien cómo se funciona en la Comunidad Valenciana”. De hecho, si Orange Market no entró en el Ayuntamiento de Valencia, aseguró, fue porque ya trabajaban Engloba y Trasgos.

También se refirió al ex conseller Juan Cotino, del que Pérez dijo que “hacía lo que le daba la gana, él quería ser Dios pero no llegaba a tiempo, no estaba a la altura”, pero que “pasaba absolutamente todo, todo, todo, lo confesable e inconfesable” por él. Añadió que “de Juan Cotino estoy escribiendo todavía el ultramoderno testamento, tengo una pieza muy importante todavía, que es lo del Papa” y lo tildó de “deleznable”.

Recordando que ahora se cumplen los diez años del estallido del caso Gürtel, Pérez ha dicho que nunca ha “tirado mierda a otras personas” y que siempre se ha defendido con lo que él sabe. “Hay mucho despistado”, aseguró, que dice que no sabía nada y que “la cobardía lleva a ser desmemoriado”. “Se sacuden ellos echando su propia mierda a los demás y eso es un problema que va a ser imposible erradicar”.

“Nunca en los 10 años he mentido, he podido callar, pero hace tiempo decidí no callar”, aseguró. “Se supone que cuando estás en la cama y tiras de la manta casi siempre se te queda el culo al aire y en este país cuando te quedas con el culo al aire vas mal porque casi siempre te lo rompen”, añadió.

En relación a Camps, señaló que “como político era honrado, como hombre cobarde y como amigo una mierda”, y que, acerca de si el ex presidente valenciano conocía el sistema de cobros, dijo que era “absolutamente consciente, conocedor y sabedor” de ello, pero que “no se llevó un solo céntimo, nunca, jamás, de nada” y que se jugaría “una mano y no la perdería” con esa afirmación.

Según ha declarado, “ningún político en Valencia” le pidió a él un céntimo porque, dijo, los hay “deleznables, miserables, cobardes y mentirosos”, pero ninguno le pidió nada, “a diferencia con Correa, que le han sacado las tripas en Madrid”.

El Bigotes afirmó que los regalos de empresa siguen existiendo y que él hizo “poquísimos”, que consistían en corbatas, relojes, pero nunca viajes ni coches ni “barbaridades”. “Es curioso, coges a 150 periodistas, te los llevas con sus mujeres a ver el primer partido de la selección de fútbol, full credit, y eso no pasa nada, tócate los cojones, es acojonante, eso no pasa nada, y, sin embargo, haces un regalo de una corbata de 150 euros y eso es para que le rompan a uno el trasero, no hay derecho”. “Hace años, los esfínteres estaban más relajados” y los regalos se recibían y hacían sin problemas, pero ahora “están apretados”, antes se recibían “a la luz del día, ahora en nocturnidad”, en casa, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *