El acuerdo del ‘Brexit’ dinamita el gobierno de May y produce una crisis política en el Reino Unido

El acuerdo del 'Brexit' dinamita el gobierno de May y produce una crisis política en el Reino Unido

Dimisiones en cascada tras el preacuerdo de salida de la Unión Europea.
Con la renuncia, difundida en Twitter, Dominic Raab, ya ex ministro del Brexit británico, comienza otra cascada de dimisiones y un terremoto interno en el Gobierno de Theresa May. “No puedo encajar los términos del acuerdo propuesto con las promesas que hicimos al país en nuestro programa electoral. Es una cuestión de confianza pública”, ha justificado en su carta a la primera ministra.

Los puntos de desacuerdo son comunes en todos los dimisionarios: una hipotética dependencia de las futuras decisiones que puedan adoptarse en la UE y la excepción en la frontera irlandesa que, advierte Raab, pone en peligro la “integridad” del país. “Supone una amenaza muy real para la integridad de Reino Unido”, ha dicho.

Pero ese no es el único asunto. Entiende que no es conveniente que el llamado backstop o solución de emergencia que pueda convertirse en “indefinido”, así como tampoco que la Unión Europea pueda ejercer un “veto” para el divorcio definitivo. “Los términos del backstop equivalen a mezclar las obligaciones de la unión aduanera y del mercado único”, asegura en su misiva.

“Ninguna nación democrática han filmado nunca un régimen tan amplio, impuesto desde el exterior sin ningún control democrático sobre las leyes que se aplican y sin la capacidad para decidir salir del acuerdo”, añade. Además, cree que el preacuerdo solo sirve como un “punto de partida para negociar el marco económico futuro” de forma que la segunda fase de las negociaciones queda condicionada.

Sin atacar frontalmente a la premier ha argumentado para su salida que no se siente capacitado para continuar: “Se merece un ministro del Brexit que pueda defender el acuerdo que promueve con convicción. Lo siento, pero, siendo sincero, yo no puedo”.

A la dimisión de Raab ha seguido la de Suella Braverman, la viceministra, quien ha señalado que el plan de emergencia para Irlanda del Norte “no es Brexit” y ha mostrado su desacuerdo con que las medidas excepcionales dejan al país sin las “principales ventajas competitivas” que se suponía mejorarían al romper con la UE. A ello se une que la diferencia de regímenes entre Irlanda del Norte y el resto de Reino Unido “amenaza con romper” el país.

Otra renuncia destacada es la de Shailesh Vara, secretario de Estado británico para Irlanda del Norte, para quien el acuerdo entre Londres y Bruselas no conserva las opciones planteadas en la consulta de 2016. “El referéndum sobre la UE ofreció una elección simple: seguir en la UE o abandonarla”. Para él, este pacto es quedarse “a medio camino”. “Estaremos atrapados en un acuerdo aduanero indefinidamente, vinculados por leyes determinadas por la UE y sobre las que no podremos opinar”, ha señalado.

Por su lado, Esther McVey, ministra de Trabajo y Pensiones de Reino Unido, también se ha expresado en términos parecidos. “No respeta el resultado del referéndum”, dice sobre el acuerdo alcanzado. Para la ministra, desde el punto de vista económico, es “entregar unos 39.000 millones de libras a la Unión Europea sin nada a cambio”.

“Quedaremos atrapados en una union aduanera, a pesar de que prometiste de forma específica al pueblo británico que no sería así”. El temor es que Reino Unido se quede “con las manos atadas” a la hora de negociar acuerdos comerciales con terceros, apostilla.

Estas últimas renuncias siguen a otras también sonadas, como la de Jo Johnson, ex ministro de Transportes, David Davis, el antecesor de Raab, o Boris Johnson, ex titular de Exteriores. En los dos años que lleva May al frente del Gobierno británico, son 20 los que han dimitido de sus puestos, como ha recordado John Trickett, dirigente laborista. En su opinión, a la primera ministra ya “no le queda autoridad” y es “claramente incapaz” de ponerse de acuerdo incluso dentro de su propio gabinete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.