Editorial “Urkullu en el país de las maravillas”

Que el Euskobarómetro revele que solo algo más de una cuarta parte de los vascos desean ampliar el estatuto, demuestra que muchos políticos viven de espaldas a la realidad de los ciudadanos a los que representan.
Empeñados el PNV y Bildu, el gobierno vasco y su minoría parlamentaria, en ampliar competencias más allá de la profunda descentralización que vive el Estado. Empeñados en colocar el derecho a decidir, el derecho a la secesión, en el articulado del nuevo estatuto. Empeñados consigo mismos negando los problemas que reclama la gente.
Porque los ciudadanos, en el País Vasco y en el resto de España, demandan una mejor educación pública, reducir las listas de espera, mejorar los servicios sociales, desarrollar la dependencia, alentar el bienestar y ampliar la democracia.
Otra cosa bien distinta es cuando algunos políticos viven en el país de las maravillas. No es que estén despistados, es que saben que sus discursos solo calan cuando existen determinadas reivindicaciones. Por eso son capaces de inventarse las reivindicaciones para que cale su discurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.