Editorial «Suelo de gasto»

Al PP lo que habría que ponerle es un suelo de gasto. Una reforma constitucional, como decía Alfonso Guerra, que convirtiera derechos como la vivienda, la sanidad o la dependencia, en derechos fundamentales.
Al Partido Popular, a Pablo Casado, a la derecha, lo que le va es reducir el gasto público, no porque sean ahorradores y previsores, sino porque lo que quieren es fomentar el negocio de la privatización de la sanidad pública, de la educación universal, de la Seguridad Social, de los servicios sociales. Todo ello en beneficio de grandes compañías u otros intereses espurios.
Por eso, cuando el Partido Popular se opone al techo de gasto -que no tiene forma orgánica de hacerlo, por cierto, porque no se vota en el Congreso de los Diputados-, de lo que están a favor es de la privatización de los servicios públicos que los socialistas consideran que deben ser derechos fundamentales.
Es la peor derecha, la que se esconde entre las cortinas de la austeridad, la que trata de tapar sus miserias para hacer negocio a costa de lo que sea. Por eso la derecha, cualquier gobierno, debe establecer, no solo un techo de gasto, sino un solo de gasto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.