Editorial “Siete meses de 155”

Tenemos la sensación de que a las tres derechas –la vieja, la nueva y la periférica-, les trae sin cuidado el bienestar de los catalanes, la estabilidad de las instituciones y la tranquilidad de todos y cada uno de los ciudadanos.
Quim Torra es el primer responsable de abocar a las instituciones catalanas hacia un callejón sin salida. El mero hecho de practicar un imposible, como proponer consejeros que no pueden serlo, es en sí mismo una provocación con el fin de evitar resolver el problema.
El Estado se limita a responder a las provocaciones con la ley. Carece de la iniciativa política que debe acompañar a toda acción de gobierno. La agenda de lo que va ocurriendo es redactada por los independentistas.
Rajoy es un monumento a la pereza en los jardines de La Moncloa. Su desidia defensiva busca únicamente lograr los consensos necesarios para repartir el coste de la respuesta entre varios. Pero se olvida de la política tras siete meses de 155.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *